Ni pagando el alquiler estás seguro en casa

Sigue a El Diario NY en Facebook

Si crees que por ser inquilino a ti no te afectan los problemas que tu casero tenga con su hipoteca, te equivocas. El hecho de que pagues tu renta puntualmente, no significa que el dueño de la propiedad esté haciendo lo mismo con su banco, de modo que sin tú saberlo, la casa que habitas podría estar a punto de perderse por el llamado “foreclosure” o ejecución hipotecaria.

Esto quiere decir que el banco se apropia de la casa y el propietario pierde el dinero que tiene invertido en ella. Si eres inquilino, protégete para que un día no te sorprenda la noticia de que la casa donde vives ha cambiado de dueño… y que éste no tiene intenciones de que tú sigas ocupando su propiedad.

Y no pienses que si eso sucede podrías ahorrarte algunos meses de renta. Al contrario—además de tu obligación de seguir pagando, podrías ser desalojado de la noche a la mañana sin siquiera volver a saber de tu depósito de seguridad, ya que los dueños de viviendas no tienen la obligación de informarles a sus arrendatarios si están enfrentando la pérdida de su propiedad. En el mejor de los casos, los inquilinos pueden recibir una notificación avisando que la renta ahora se pagará a nombre de otra persona.

No esperes a que eso te suceda—informarte lo más pronto posible de la situación hipotecaria en que se encuentra la casa que habitas. Lo primero es buscar en el registro público de la propiedad qué tan al corriente está tu casero en cuanto a los pagos de sus impuestos de la propiedad. Además, presta atención a las señales, como por ejemplo, la falta de mantenimiento y reparación del edificio, o la ausencia constante del dueño.