‘Cacería’ por control de armas

WASHINGTON/AP — El plan de un grupo bipartidista del Senado, que busca ampliar la revisión de antecedentes de los compradores de armas de fuego, está en riesgo por la creciente oposición de los legisladores republicanos.

Sin embargo, el proyecto podría modificarse mientras ambos partidos cabildean y compiten en busca de apoyo en la batalla para limitar la violencia armada en Estados Unidos.

El Senado siguió debatiendo ayer un proyecto de ley, cuyo meollo es el acuerdo sobre la revisión de los antecedentes que alcanzaron la semana pasada el senador demócrata Joe Manchin y el republicano Patrick Toomey.

Manchin dijo que la votación sobre esa enmienda podría postergarse para el fin de semana, lo que daría a las dos partes más tiempo para lograr apoyo.

Ambos senadores se reunieron ayer con la exlegisladora Gabrielle Giffords, herida en un atentado en Arizona en 2011, y su esposo, el exastronauta Mark Kelly, quienes han trabajado en los últimos meses para concertar el mayor apoyo en el Senado para su campaña a favor del control de armas.

“Ellos (Giffords y Kelly) contribuyen inmensamente con su sola presencia aquí y al conversar con nuestros colegas”, dijo Manchin al término de la reunión. “Estamos cerca, pero es cierto que necesitamos su asistencia”, agregó.

El presidente Barack Obama, en una entrevista con la cadena NBC, instó a los legisladores que tengan en cuenta el apoyo del público a la expansión del chequeo de antecedentes. También pidió que recordaran la matanza de 20 niños y 6 adultos en la escuela primaria de Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, en diciembre pasado.

“Considero inimaginable que el Congreso desoiga el sentir enormemente mayoritario del pueblo estadounidense después de lo que vimos en Newtown”, dijo Obama en la entrevista, difundida el martes.

El mandatario agregó que la votación es complicada para algunos legisladores, “porque los cabilderos de las armas no han dado señales de ceder”.

En un hecho que puso de relieve las negociaciones en marcha, los dos patrocinadores parecieron dispuestos a considerar un cambio.

Esta alteración podría eximir a los compradores de armas de la revisión de los antecedentes, si viven a cientos de kilómetros de vendedores de armas autorizados, dijeron asistentes y un cabildero informados de las negociaciones.

Esto podría lograr el apoyo de senadores de Alaska y quizás Dakota del Norte, agregaron las fuentes, que hablaron con la condición del anonimato debido a que las discusiones fueron privadas.

Muchos consideran el acuerdo de Machin y Toomey como la mejor esperanza para que el Senado apruebe la ampliación del sistema de revisión de antecedentes.

Así se podrá cumplir la meta de impedir que compren armas los enfermos mentales, delincuentes y otras personas que no estén capacitados para usarlas responsablemente.