Prometen ir hasta los confines de la tierra tras el atentado

Ningún grupo se ha atribuido las explosiones durante maratón de Boston
Prometen ir hasta los confines de la tierra tras el atentado
Investigadores en la escena de la explosión recolectan datos y pistas ayer en el lugar donde detonaron dos bombas durante la carrera de Boston.
Foto: Fotos AP

Boston/EFE — Las autoridades estadounidenses aseguraron ayer que llegarán “hasta los confines” de la tierra para dar con los autores del atentado terrorista que este lunes causó la muerte de tres personas y dejó heridas a más de 170, de ellas 17 de extrema gravedad, durante una carrera popular en Boston.

Más de 24 horas después de las dos explosiones, el Gobierno estadounidense sigue sin tener pistas sobre el autor o los motivos de la acción, y los servicios de inteligencia tampoco han detectado por ahora indicios de implicación extranjera.

En una rueda de prensa esta mañana, el agente especial del FBI a cargo de la investigación, Richard DesLauriers, fue tajante: “esta investigación será a nivel mundial. Llegaremos a los confines de la tierra para encontrar al responsable o responsables de este despreciable crimen”.

Hasta el momento se ha confirmado la identidad de dos de las víctimas, el niño de 8 años Martin Richard, que estaba entre el público animando a su padre, uno de los corredores de la maratón de Boston, y la joven de 29 años Krystle Campbell.

La madre y la hermana del pequeño Richard siguen ingresadas con graves heridas, más propias de una zona de combate que de una ciudad que el lunes celebraba una fiesta cívica y deportiva en un día soleado.

Todos los testigos consultados elogiaron la labor de los organizadores y la policía a la hora de reaccionar a las explosiones, practicando torniquetes que salvaron vidas, evacuando rápidamente y ayudando con la cooperación de voluntarios a los heridos.

La policía sigue revisando una gran área alrededor de la calle Boylston, lugar que el comisario de policía de Boston, Ed Davis, describió como “la mayor escena de un crimen en la historia de la ciudad”.

Davis se sumó al llamamiento del FBI para que las personas con fotografías, vídeos o testimonios de los momentos previos y posteriores a las explosiones, que se produjeron a una distancia de 150 metros entre una y otra, los cedan a la investigación.