Bombas restan libertad y magia de correr

Preocupación entre los participantes de la Maratón de Londres, el domingo

Geoffrey Mutai, uno de los maratonistas de élite.
Geoffrey Mutai, uno de los maratonistas de élite.
Foto: AP

LONDRES/AP — Geoffrey Mutai cree que las bombas que sacudieron a Boston le restan a la libertad y la magia de correr maratones.

“El deporte es como una iglesia, no es un lugar para la violencia”, dijo el maratonista keniano a la AP.

“Es una zona de libertad, donde puedes ser libre y disfrutar lejos de la política”, subrayó.

Mutai observó de lejos las escenas del lunes, que se desarrollaron en el mismo lugar donde hace dos años consiguió uno de los triunfos más importantes de su carrera.

Tres personas murieron y más de 170 resultaron heridas en las dos detonaciones cerca de la meta del Maratón de Boston. Ahora, Mutai está preocupado mientras se prepara para correr el domingo el Maratón de Londres, y teme que los maratones nunca vuelvan a ser iguales.

“Se robaron la libertad que usualmente tenemos en las carreras”, señaló. “Cuando estás en una carrera, estás relajado y estás disfrutando, y eres libre para ir donde quieras”.

“Pero ahora se necesitará una seguridad estricta, no puede haber tanta gente en la meta”.

El rugido del público en la ruta también le provocará preocupación a Mutai, que teme lo que en realidad escuche sea “el sonido de una bombas”.

“Será un reto para el deporte”, agregó el keniano, quien ganó el Maratón de Boston en 2011.

Las bombas en Boston detonaron unas cuatro horas después de iniciada la carrera, y cerca de dos horas después que el ganador de la rama masculina había cruzado la meta.

“Normalmente no te preparas psicológicamente para algo así pase en una carrera”, dijo Mutai. “Así que incluso mentalmente (ya) no eres libre… es un elemento nuevo y negativo para el deporte”. Mutai no está preocupado porque su esposa lo estará observando entre el público mientras busca su primer título en la capital británica.

“Todos sabemos que la seguridad estará bien, porque ellos organizaron los Juegos Olímpicos (el año pasado)”, opinó el africano.

Los organizadores de Londres revisaron el plan de seguridad y prometieron la presencia de más policías en la ruta de 42,2 kilómetros que recorre algunos de los lugares más famosos de la ciudad.

“Una de las mejores cosas del Maratón de Londres es que es un evento que une a la gente”, comentó el director ejecutivo de la carrera, Nick Bitel.

“Estamos tomando todas las medidas razonables para que la carrera sea lo más segura posible”.

Wilson Kipsang, campeón en Londres el año pasado, dijo que le molesta que el ataque del lunes parece haber sido dirigido hacia los atletas.

“Hay tanta gente que viene de todo el mundo a animar, divertirse, competir por obras de caridad”, indicó. “Es difícil creer que haya gente que pueda hacer algo así”.

MINISTRO SIN TEMORES

El ministro de Deportes británico, Hugh Robertson, declaró que el Maratón de Londres, que es visto por unos 500.000 espectadores y se corre a través de algunos de los lugares más famosos de la ciudad, debe realizarse para demostrar que “no vamos a atemorizarnos ante este tipo de comportamiento”.

“La mejor manera de reaccionar es seguir adelante con el maratón el domingo, que la gente salga a las calles y festeje como siempre lo han hecho en Londres”, dijo Robertson a la BBC.

“Estamos totalmente seguros que podemos mantener la seguridad en el evento”, dijo.