Aumentan ventas de souvenirs papales

Aumentan ventas de souvenirs papales
El inicio de la era del papado de Francisco ha provocado una avalancha en el sector turístico, sobre todo en los negocios cercanos a El Vaticano.
Foto: efe

Ciudad del Vaticano — El inicio de la era del papado de Francisco ha provocado una avalancha en el sector turístico, sobre todo en los negocios de recuerdos que cambian sus expositores para adaptarse a la llegada del pontífice argentino, protagonista ya de todos los “souvenirs.”

Con la elección del Papa Bergoglio se han intensificado los negocios turísticos alrededor de la Basílica de San Pedro del Vaticano, para vender los recuerdos, figuritas y objetos que narrarán la era del Papa Francisco.

Cruz con foto del Papa, medalla con foto de Papa, pastillero con foto de papa y así con bolígrafos, gomas de borrar, cuadernos, estatuillas de la Basílica, relojes y todo sobre lo que se pueda estampar una fotografía, está en venta.

Por un lado están los recuerdos de alcurnia como las imponentes cruces barrocas que penden de las paredes de los negocios turísticos del Vaticano o los trípticos en tabla con “madonas” flamencas o pequeños ricos y coloridos tapices.

Por otro lado, se encuentra una taza, un cenicero, el recuerdo que mejor se adapta al mismo tiempo a los cambios en San Pedro y al bolsillo del turista y que sirve de perfecto indicador de los cambios de era en el Vaticano.

Ahora, las tiendas de recuerdos del Vaticano han reducido al mínimo sus importaciones de “Benedictos” y se afanan en recolectar objetos del nuevo pontífice, “mucho más mediático” tal y como aseguró una librera de la Plaza de San Pedro.

“El próximo lunes (hoy) recibiremos muchos más objetos, de momento sólo llegan de Francisco y de Juan Pablo II que sigue siendo muy admirado mientras que requerimos muchos menos cosas del Papa emérito”, confesó mientras atendía a compradores el director de la tienda Savelli, en la Plaza del Santo Oficio del Vaticano.

La explosión primaveral ha traído consigo hordas de turistas en busca de fotografías y, por supuesto, de algún regalo que meter en la maleta y que conmemore “aquella semana de abril que pasamos en la Ciudad Eterna”.

“Tazas, medallas, crucifijos… Casi todo lo que tenemos es ya del Papa Francisco pero, claro, la gente compra cosas baratas… ya sabéis, la crisis”, confesó Luisa, una dependienta de la tienda “Rome Souvenirs.”

Existe otro tipo de recuerdo más allá de aquella dicotomía entre recuerdo barato-recuerdo caro, los libros, que pueden verse en los escaparates de cualquier librería de Roma, colocados en la vanguardia de las vitrinas.

“No tengáis miedo de la ternura” pone en la portada de uno, que utiliza la frase que el Papa pronunció a modo de llamamiento el día de su entronización en la plaza de San Pedro.