Sondeos no reflejan opinión de latinos

Según expertos muchas firmas no usan la metodología adecuada para llegar a la comunidad en sus sondeos

Nueva York — En la contienda para alcalde las encuestas ya muestran los candidatos favoritos. En la última hecha por la Universidad Quinnipiac por ejemplo, la delantera entre los demócratas la tiene la presidenta del Concejo Municipal Christine Quinn, y por el lado republicano, Joe Lhota, el expresidente MTA. Sin embargo, según expertos, muchos de estos sondeos no necesariamente reflejan las preferencias de los latinos, porque no toman la muestra adecuada de la opinión de la comunidad.

El politólogo Carlos Vargas Ramos critica que las pocas veces que si se toma en cuenta a la comunidad, sólo se incluye personas afluentes. “Hay que tener en cuenta quienes suelen ser las personas que contestan las entrevistas –si se hace solo en inglés o si se hace solo por teléfono alámbrico”, dijo.

“Todo eso hace que se limite el número de personas que son elegidas [en los sondeos]”, agregó el investigador del Centro de Estudios Puertorriqueños.

Las encuestas dan a conocer una muestra de la opinión pública en temas como las elecciones nacionales y locales, y reforma migratoria entre otros. La metodología usada por encuestadoras en Nueva York como Marist y Siena Poll, según sus respectivos directores, incluye escoger números telefónicos al azar representativos de los cinco condados y de acuerdo al último Censo.

Micheline Blum, presidenta del capítulo de Nueva York de la Asociación Nacional de Investigación de la Opinión Pública, o AAPOR por sus siglas en inglés, dice que el error más grande que cometen las compañías encuestadoras es usar listas específicas de votantes y hacer los sondeos sólo a teléfonos alámbricos.

“Los latinos tienen más probabilidad de no estar registrados a votar y de solo tener teléfono celular en su casa”, señaló Blum, quien es también directora del departamento de Investigación de Encuestas de Baruch College.

Donald Levy, Director del Siena Research Institute (SRI), parte de la Universidad Siena, dijo que su organización si tiene personal bilingüe. El problema, según explicó, se torna cuando el encuestador incial no habla español y la persona que contesta la llamada no habla inglés. “En este caso nos vemos forzados a ponerlos en espera hasta conseguir un representante bilingüe, y a nadie le gusta que lo pongan a esperar”, acotó.

Lee Miringoff director del Marist Institute for Public Opinion está de acuerdo con Levy. El señala también que las encuestas hechas durante elecciones mayormente reflejan el sentir de un grupo de votantes específico, los votantes probables, es decir, personas que hayan votado en el pasado, algo que deja fuera a muchos, no solo a latinos.

Vargas Ramos explicó: “Tanto el Pew Hispanic Center como Latino Decisions y Bendixen han demostrado que no es difícil (sondear a latinos)”.

“A nivel nacional o regional ellos están bien establecidos y tienen datos muy confiables”, agregó.