Papa pide liberación de obispos y la paz en Siria

Ciudad del Vaticano/EFE — El Papa Francisco hizo un nuevo llamamiento por la paz en Siria y por los dos obispos ortodoxos secuestrados hace dos días y cuya liberación, que ayer se anunció, ha sido desmentida.

“El secuestro de los obispos greco-ortodoxo y sirio-ortodoxo de Alepo, sobre cuya liberación las noticias son contradictorias, es una nueva señal de la trágica situación que vive la querida nación Siria, donde la violencia y las armas continúan sembrando muerte y sufrimientos”, dijo el Papa ante más de 100,000 personas que asistieron en la plaza de San Pedro a la audiencia pública de los miércoles.

El Obispo de Roma, que ya expresó su preocupación por la suerte de los dos prelados, insistió ayer en que sigue rezando por la inmediata liberación de los mismos y vuelvan a sus comunidades.

“Pido a Dios que ilumine los corazones (de los secuestradores) y renuevo el llamamiento que hice el Domingo de Resurrección para que cese el derramamiento de sangre, se preste la necesaria asistencia humanitaria a la población y se encuentre cuanto antes una solución política a la crisis”, afirmó.

Ayer el Vaticano informó de que Francisco sigue “con preocupación” el secuestro de dos obispos ortodoxos en Siria y reza “intensamente” por la salud y la liberación de los mismos y para que el pueblo sirio alcance la paz y la reconciliación.

Los dos obispos -Bulos Yaziji (greco-ortodoxo) y Yuhanna Ibrahim (sirio-ortodoxo)- fueron capturados hace dos días por un grupo armado mientras se dirigían en coche a una aldea cerca de la frontera turca. Los individuos armados les obligaron a bajar del vehículo y asesinaron al conductor, otro sacerdote.

Ayer una agencia católica en su versión en árabe anunció que habían sido liberados, pero la Liga Siria Ortodoxa, que representa a los seglares de esta comunidad, lo negó ayer en declaraciones en Beirut. La Iglesia greco-ortodoxa de Antioquía también desmintió su puesta en libertad.