‘Maravilla’ gana ante su gente

BUENOS AIRES/AP — Sergio Martínez, quien llegó a besar la lona tras recibir un derechazo, retuvo de todos modos su título de campeón mundial de los medianos al vencer por fallo unánime al inglés Martin Murray.

Los tres jueces vieron ganar a “Maravilla” Martínez con idénticas tarjetas de 115-112.

Fue una pelea estratégica en el duelo por el cetro de la Organización Mundial de Boxeo, en el que Martínez salió al ataque desde el vamos aunque sin exigirse a fondo ante unas 40,000 personas en el estadio de fútbol de Vélez Sarsfield, al oeste de la capital argentina.

Murray, en cambio, se plantó con la guardia bien cerrada.

“El que no salta es un inglés”, cantaron antes y durante la pelea los aficionados, mientras una fuerte lluvia caía a baldes sobre el estadio sin techo. Sólo sobre el ring se montó una cobertura que no impidió que ambos boxeadores fuesen salpicados por el agua debido a un tenue viento.

Sin golpes picantes, Martínez se adueñó del pleito con su derecha ante un Murray que pareció estudiar a su rival y sin decidirse a atacar.

“Peleé con una sola mano (la izquierda aparentemente lastimada), pero pongo corazón. La garra que nos caracteriza a los hombres”, dijo Martínez.

Un derechazo recto de Murray en la octava vuelta envió a la lona a Martínez, quien por entonces tenía el ojo izquierdo inflamado y con un hilo de sangre.

Otro derechazo de Murray también impactó en Martínez que también cayó al piso en el décimo asalto, pero el árbitro entendió que fue un resbalón.

Dio la impresión que Martínez tenía problemas para afirmarse, quizás por una vieja lesión en su rodilla derecha.