Tu pequeño negocio en el hogar

No hay de malo en acariciar la idea de tener un negocio propio desde la casa—al contrario, es un proyecto excelente… pero antes de empezar tienes que estar alerta de las muchísimas ofertas de “trabaja desde tu propio hogar y gana mucho dinero”, que no son más que trampas para que otros se llenen sus bolsillos. Establecer una pequeña empresa privada desde la comodidad de tu hogar podría tener muchos beneficios, pero tienes que pensarlo bien antes de dar ese paso.

Si ya has sido víctima de una de las muchas estafas —que pueden ir desde suministros que nunca recibes, después de pagar por ellos, o de trucos tipo pirámide donde vas acabas perdiendo dinero— tienes que hacer enseguida una reclamación contra esas falsas empresas mediante el Better Business Bureau u Oficina de Buenos Negocios, o a través del Departamento contra Fraudes de tu oficina de correos local. Y también puedes llamar al Federal Trade Commission en el 1-877-FTC-HELP. En mi sitio de Internet http://www.juliestav.com puedes encontrar otros enlaces y recomendaciones para combatir los fraudes que perjudican tus finanzas.

Advertido ya contra posibles engaños, lo primero que necesitas es determinar si tu casa se ajusta al tipo de negocios que quieres establecer y averiguar los permisos que necesitas. Muy posiblemente tu hogar no es apropiado para algo donde se requira tráfico de clientes o donde tengas que almacenar muchos productos, pero sí se prestaría para trabajos donde solo funciones tú y quizás alguna otra persona más, y que requieran poco espacio de oficina o de taller.