El cerebro será la nueva interfase de interacción con las computadoras

Desarrolladores argentinos utilizan sensores neuronales no invasivos con el objetivo de controlar computadoras caseras o PC activadas con actividad cererbral
El cerebro será la nueva interfase de interacción con las computadoras
En un futuro no muy lejano, las computadoras tendrán una interacción con los humanos sin necesidad del teclado o "mouse"
Foto: Archivo

La creación de diversos dispositivos electrónicos permitió que los investigadores pudieran avanzar en el estudio de las ondas cerebrales. Dispositivos como el Mindwave de Neurosky , con un costo de 99 dólares, permiten experimentar este tipo de alternativas de control de sistemas con la mente de forma simple, que algunos desarrolladores busca expandir hacia diversas aplicaciones (como el no tener que tipear contraseñas) o para seleccionar listas de canciones de acuerdo al estado de ánimo del usuario.

El Mindwave de Neurosky fue un prototipo que, bajo estas técnicas, logró captar la atención de la industria con un equipo de bajo costo cuyo sensor permite “detectar” el estado de ánimo del usuario y reflejarlo en el movimiento de unas orejas gatunas.

Con el objetivo de establecer un mecanismo de comunicación entre el cerebro humano y un sistema artificial, Rodrigo Ramele del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) ensaya con estos dispositivos en el marco de la Feria Tecnológica 2013, que se llevó a cabo el pasado viernes. “Es un dispositivo simple, que sólo posee un sensor y que se comunica de forma inalámbrica vía Bluetooth con la computadora”, explica este estudiante del Doctorado en Ingeniería en Informática del ITBA.

“Su funcionamiento se basa en una técnica no invasiva, que registra las diversas ondas cerebrales para que, bajo una interpretación de patrones en un sistema informático, permita realizar diversas tareas”, agrega Ramele. El campo de aplicación de este tipo de desarrollos podría extenderse más allá de los sistemas artificiales robóticos, al ser empleado en aquellos pacientes con enfermedades neurodegenerativas como una interfaz de comunicación alternativa.

Este fue uno de los varios proyectos finales de graduación que se presentaron durante la feria del ITBA, entre los cuales se encuentran el simulador de vuelo para el avión Petrel (avión del ITBA); el ArsMobilis, una suerte de sistema de registro de movimiento por gestos que permite dibujar y pintar en una pantalla de una computadora sin controlador alguno; el brazo robótico con memoria Brático (que obtuvo el tercer premio Innovar 2012) y Saeta , un prototipo académico de un dispositivo de transporte para una persona que se asemeja al Segway.

“Si bien la principal meta sigue siendo el mundo corporativo, hemos detectado en las encuestas a los egresados un incremento en el deseo de trabajar en sus propios emprendimientos (start-ups) y en las ONG”, le dijo a LA NACION Pablo Bereciartua, director de la Escuela de Ingeniería y Gestión del ITBA. “Es por eso que uno de nuestros objetivos es presentar, mediante estas jornadas, la creación de diversos prototipos, en un entorno que suele ser hostil para concretar estos proyectos”, una iniciativa que se complementará con la posibilidad de participar en diversas iniciativas como el Desafío Intel y la creación de una aceleradora de proyectos del ITBA.