Seguridad ya no marcará relación con EEUU

Sigue a El Diario NY en Facebook
Seguridad ya no marcará relación con EEUU
Elementos del cuerpo de seguridad del presidente Barack Obama, acordonan el área donde permanecen automóviles conocidos como 'La Bestia', en las inmediaciones de un hotel de la ciudad de México, donde se hospedará el mandatario.
Foto: notimex

WASHINGTON, D.C. —Una actitud de vigilancia y espera. Esa fue la imagen que proyectó el Presidente Barack Obama ayer, al comentar sobre la reestructuración del contacto entre funcionarios mexicanos y estadounidenses, en el área de seguridad.

El mandatario adoptó una postura cautelosa e insistió en que antes de formular un juicio sobre los cambios en México, esperará a escuchar de funcionarios mexicanos.

A tan sólo dos días de iniciar su viaje, Obama aseguró que se han “logrado grandes avances en seguridad con México, pero mi sospecha es que las cosas pueden mejorar. Algunas de los puntos que se han mencionado, tienen que ver con refinamientos en términos de cómo las autoridades mexicanas trabajan entre ellos, cómo se coordinan efectivamente y tiene menos que ver con su relación con nosotros”, explicó.

“No voy a juzgar cómo esto alterará la relación entre México y Estados Unidos hasta que escuchemos directamente de ellos y veamos qué es lo que exactamente están tratando de lograr”, comentó.

Esta semana el subsecretario de relaciones exteriores mexicano, Sergio Alcocer, dijo que todo contacto con funcionarios de seguridad estadounidenses, se realizaría a través del Ministerio del Interior. Esto limitará el acceso que agencias como por ejemplo, la Administración de Cumplimiento de Leyes sobre las Drogas (DEA).

Altos funcionarios en la Casa Blanca comentaron a La Opinión, que desde hace tiempo tenían conocimiento respecto a la reorganización a la que apunta el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

“Todavía estamos viendo qué forma tomará esto. Ha habido mucha consolidación. Por ejemplo, en la manera en que fluye la información […] Para nosotros lo más importante es el impacto práctico que tendrá esto y dónde está enfocando sus esfuerzos el gobierno”.

“La reducción de la violencia es un sector importante donde trabajar, pero también hay mucho espacio para cooperar en áreas como finanzas ilícitas, en grupos criminales transnacionales. Hemos tenido muchos intercambios y diversas delegaciones aquí. Está claro que están interesados de continuar la colaboración”, agregó.

Respecto a la agenda en México, Obama aseguró que gran parte de la atención estará centrada en la economía. “Hemos pasado mucho tiempo hablando de cuestiones de seguridad, que a veces pienso que nos olvidamos de que éste es un socio comercial masivo”, insistió.

Ambos países tienen vigente la Iniciativa Mérida, un programa de cooperación en seguridad, que nació con la idea de combatir la influencia y expansión del crimen organizado. Durante el gobierno del ex Presidente Felipe Calderón, se enfocó en la transferencia de tecnología, entrenamiento de personal y apoyo en labores de seguridad. Se espera que la iniciativa tome un giro.