Cuida tu plan de retiro

Tomar decisiones financieras cuando se es joven puede significar no poder llegar a la tercera edad con una buena cuenta bancaria

Cuida tu plan de retiro
Foto: archivo

Tomar ciertas decisiones financieras desafortunadas cuando se es joven puede significar no poder llegar a la tercera edad con una buena cuenta bancaria o con inversiones saludables que permitan tener una jubilación despreocupada.

Una de las equivocaciones que podrían dar al traste con tu jubilación sin preocupaciones es retirar el dinero de tu plan de ahorro. El 45% de los trabajadores retiran el dinero de su 401 (k) cuando cambian de trabajo — pero al hacer eso sin haber llegado a los 59 años y medio, casi la mitad del dinero se les va en impuestos y penalidades. Te recomiendo transferir el dinero a una cuenta IRA que te permita seguir ahorrando sin pagar impuestos, o trasladarlo al plan 401(k) de tu nuevo empleador.

Sé disciplinado ahora que puedes y no cuando ya no puedas trabajar. Deja de de ver tu retiro como algo lejano y mira el ahorro como una responsabilidad y una necesidad. Si no sabes cuánto es suficiente ahorrar para tener vejez cómoda, calcula con tu banco o un asesor financiero qué cantidad es la correcta para alcanzar tu sueño. Y luego cuando hayas logrado llegar a tu retiro con un buen ahorro, procura no despilfarrarlo. Lo ideal es calcular cuánto puedes tomar cada año para que te rinda lo suficiente.

Otro error tremendo es no hacer buenas inversiones. Invertir no es suficiente— hay que hacerlo inteligentemente. Mi principal consejo es que diversifiques tus inversiones y que no pagues por ellas demasiados impuestos ni cargos de administración.

Tampoco pagues demasiado en asesoría financiera. No hay nada de malo en pagar por estos servicios, siempre y cuando los cargos sean comprensibles. En mi sitio de Internet http://www.juliestav.com encontrarás muchos consejos sobre cómo planear adecuadamente tu retiro y de qué manera proteger los posible ingresos que recibirás en esa etapa de tu vida.

No es obligatorio retirarte cuando se llega a la edad indicada, pero si te jubilas demasiado temprano te arriesgas a que tus ahorros no te alcancen si vives una larga vida. Si tienes el ánimo y energía para seguir trabajando, hazlo—eso hará que tus ahorros sigan aumentando y por tanto, habrá más dinero disponible para cuando sí sea el momento ideal.

Y estate al tanto de un error que cometemos muchos hispanos: no entregues tus ahorros ni tus propiedades a tus herederos ni a otras personas, aunque las quieras y confíes plenamente en ellas… a menos que tengas muchísimo dinero y te quedes tú con una buena parte. Haz legados para después de tu muerte, pero mantén en tus manos las riendas de tu dinero todo lo que puedas.