Breves

Breves
En esta imagen se pueden observar detalles de la mortal explosión que se registró en San Bruno en 2010.
Foto: AP

La presunta amenaza de un estudiante de llevar este lunes un arma de fuego a una preparatoria del sur de California, Estados Unidos, generó un aumento de policías en el plantel, anunciaron autoridades locales.

Aparentemente un estudiante colocó el viernes pasado en las redes sociales que este lunes llevaría un arma de fuego, amenaza que se corrió como reguero de pólvora y provocó que este día se presentara más seguridad en el colegio.

La preparatoria West Ranch de Santa Clarita, al norte de Los Ángeles, tuvo inusual presencia de agentes como medida preventiva, difundieron voceros del Departamento del Sheriff de Los Ángeles (LASD, por sus siglas en inglés).

“La amenaza aparentemente no tiene sustento, pero era necesaria la presencia de más agentes para dar confianza y seguridad”, señaló el sargento Richard Nagler, quien confirmó que las actividades escolares se desarrollan con normalidad.

Una agencia de California que investiga la mortal explosión de un oleoducto de gas ocurrida en un vecindario de la Bahía de San Francisco recomendó ayer que Pacific Gas & Electric Co. debe pagar una multa de 2,250 millones de dólares por negligencia.

Esa multa sería la más cuantiosa que ha sido recomendada por un regulador del estado, dijeron las autoridades.

La explosión, que se registró en San Bruno en 2010, provocó una bola de fuego y mató a ocho personas, además de herir a decenas más y destruir 38 casas.

La inmigrante vietnamita Thuan Le, madre soltera de cuatro hijos, ganó un premio de 14 millones de dólares de la lotería de California.

La Lotería de California (Lotto) informó que Le compró en una farmacia de Aliso Viejo, en el vecino condado de Orange, un único billete de lotería con el que ganó el premio.

La ganadora dijo a Lotto que usará parte del dinero para comprar una casa para sus hijos y también planea viajar a Vietnam a ver a sus padres.

La empresa Defense Distributed, fabricante de la primera pistola hecha con una impresora 3D y con sede en San Joaquín, publicó ayer en su blog detalles de los componentes de su prototipo.

El arma bautizada “The Liberator” tiene un diseño casero y sus componentes de plástico fueron creados por una impresora de segunda mano capaz de producir objetos tridimensionales que fue adquirida por 8,000 dólares a través del portal eBay.