El alto costo de prevenir el delito

La violencia en México no está relacionada a la pobreza, dice funcionario
El alto costo de prevenir el delito
Roberto Campa, jefe de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana –dependiente de la Secretaría de Gobernación-
Foto: La opinion

MÉXICO, D.F. — Roberto Campa (Distrito Federal, 1956) es el hombre que lleva sobre los hombros la pieza clave de la “nueva estrategia” contra la inseguridad de Enrique Peña Nieto. El encargado de demostrar que “con educación y cultura” se logrará frenar la sangre, el dolor y la venganza que en los últimos años aterran al país.

Al frente de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana –dependiente de la Secretaría de Gobernación- tiene experiencia en rescates casi imposibles como parte del Comité de Reconstrucción la Ciudad de México, en 1985, al que siguió un camino largo como legislador, candidato presidencial por el Partido Nueva Alianza en 2006 y exsecretario del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Campa presentó su propuesta de seguridad en la transición de gobierno el año pasado y se quedó para demostrar que el combate al crimen es “como una carreta que necesita dos ruedas”, la del combate policíaco y la que él tomó en sus manos, la atención social.

“Sólo con escuelas no se resuelve el problema, pero sólo con pistolas y policías tampoco”, acota en entrevista con este diario en las oficinas que hoy ocupa en la Zona Rosa de esta capital, que hasta antes de su arribo las ocupaba la Secretaría de Seguridad Pública y sus agentes armados.

¿Es un mensaje? Sin duda, dice. “El cambio de estrategia de Peña Nieto implica un cambio de prioridades que debe reflejarse”.

Empezará por los recursos. La prevención del delito cuenta este año con casi $10,000 millones que se repartirán a los estados a través de nueve secretarías que Campa coordinará junto con estados y municipios al mando de la salud, la educación, cultura, desarrollo social, proyectos productivos, capacitación laboral y el campo.

A este capital inicial, pretende agregar otro más ambicioso: el de la Iniciativa Mérida. “Estamos buscando que este fondo de apoyo del gobierno norteamericano se aplique en este modelo, en lugar de que se destine a armamento o capacitación bélica como hasta ahora: en su último viaje a Estados Unidos, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, llevó la idea y hubo buena recepción”.

Se trata, dice, de dar a la gente oportunidades para superar la desigualdad. “El problema de “la violencia en México va más allá de la pobreza”. Es más, todas las ciudades a las que dedicará en principio su atención por la urgencia de enfrentar la criminalidad no son las más pobres sino “polos de desarrollo”.