Mujeres secuestradas buscan rehacer sus vidas una década después

Aunque la pesadilla terminó, ahora las tres enfrentan cómo volver a la normalidad
Mujeres secuestradas buscan rehacer  sus vidas una década después
DMX12 - CLEVELAND (OH, EEUU) 07/05/2013.- Miembros de la policía permanecen frente a una casa en la Avenida Seymour en Cleveland, Ohio, donde fueron halladas hoy, martes 7 de mayo 2013, tres jóvenes desaparecidas. Amanda Berry, desaparecida en 2003, Gina DeJesus, en 2004, y Michelle Knight, en 2002, fueron encontradas vivas anoche en una vivienda en la Avenida Seymour, en el barrio de Cleveland, cuyo propietario, Ariel Castro, de 52 años, ex conductor de autobús escolar y músico, fue arrestado junto con otros dos sospechosos, según informó la policía local. Los otros dos arrestados son los hermanos de Ariel Castro, Pedro Castro y Onil Castro. EFE/David Maxwell
Foto: authors

Nueva York/Servicios combinados — Mientras el país entero aún vive la conmoción del hallazgo de tres mujeres que fueron secuestradas en Cleveland hace una década, Amanda Berry, Gina DeJesús y Michelle Knight se reunieron con sus familias para así dar inicio a una nueva etapa de sus vidas en libertad.

“Ayúdenme. Soy Amanda Berry”, declaró a una operadora del servicio de emergencias. “Fui secuestrada y he estado desaparecida por 10 años y ahora estoy libre”. Valiéndose de esas palabras, la policía dio con una casa cercana al centro de Cleveland, donde ella y sus compañeras vivieron en cautiverio.

Habían desaparecido cuando tenían 16, 14 y 20 años, respectivamente, en diferentes incidentes entre 2002 y 2004, luego de que supuestamente los hermanos Ariel, Pedro y O’Neil Castro las secuestraron. Durante todo este tiempo, según informó WKYC-TV, las mujeres fueron abusadas sexualmente por sus captores, lo que produjo el nacimiento de una niña de seis años que es hija de Berry, confirmó el subjefe policial Ed Tomba.

De acuerdo con el NY Post, los agentes sospechan que también las cautivas tuvieron múltiples embarazos fallidos, por lo que la búsqueda de posibles restos humanos se ha extendido al patio trasero de la vivienda.

En una demostración pública de apoyo, vecinos y familiares las recibieron ayer al ser dadas de alta del Centro Médico Metropolitano, a donde fueron trasladadas para el chequeo de su salud.

“Gracias a las acciones valientes de Amanda estas tres mujeres están vivas hoy”, señaló en rueda de prensa el jefe de la Policía de Cleveland, Michael McGrath.

Un letrero afuera de la casa de los padres de DeJesús decía “Bienvenida a casa Gina”. Su tía, Sandra Ruiz, señaló que el desenlace de esta historia es “un milagro” y pidió privacidad para que la familia se recupere y pueda pasar tiempo con una hija a la que no ven desde hace casi 9 años y que nunca perdieron la esperanza de recuperar viva.

“Esas niñas, esas mujeres son tan fuertes”, afirmó. “Lo que hemos hecho en 10 años no es nada en comparación con lo que esas mujeres han hecho en 10 años para sobrevivir”.

Amanda Berry —hoy de 27— logró huir el lunes a través de una mampara que cubría la parte baja de la puerta. La vecina Anna Tejeda, quien escuchó sus gritos y patadas cuando estaba sentada en la terraza de su casa, dijo que uno de sus amigos fue allí y le dijo a Berry cómo patear la cubierta, lo que le permitió salir arrastrándose.

Nerviosa y vestida con piyama y sandalias viejas, pidió ayuda a otro vecino, Charles Ramsey, para llamar al 911 y luego liberar a las demás. “Escuché gritos”, contó Ramsey. “Estaba comiendo mi [hamburguesa] McDonald’s. Salgo afuera. Veo a esta chica desesperada en su intento por salir de una casa”.

Ayer, las autoridades arrestaron a los tres hermanos, de entre 50 y 54 años. Uno de ellos, el ex conductor de autobús escolar Ariel Castro, de 52, era el propietario de la vivienda, situada en un vecindario donde abundan las ventanas selladas con tablas de madera.

Hasta el momento no se les han presentado cargos formales, especialmente porque no se ha podido interrogar a las víctimas dado el trauma que soportaron. Pero, según CNN, podrían ser imputados con cargos por detención ilegal, violación u otros tipos de abusos o torturas.

La policía de la ciudad de Cleveland, con el apoyo del FBI, continúa la investigación y el registro de la vivienda, que se encuentra en un barrio con una gran presencia de residentes de origen puertorriqueño.

En una entrevista con la cadena local Fox 8 de Cleveland, Julio Castro, tío de Ariel, se mostró sorprendido de que la policía esté registrando la casa y reveló que DeJesús era amiga de la familia.

Julio Castro aseguró que nada hacía pensar a los vecinos que Ariel pudiera ser responsable de unos secuestros que habían conmocionado a la ciudad.

“Todo el mundo lo consideraba una buena persona, un músico que tocaba el bajo, un conductor de autobús (retirado), una bella persona. Es una vergüenza para la familia”, indicó Julio.

Juan Pérez, vecino del principal sospechoso durante décadas, dijo al canal WEWS que el propietario de la casa era una persona afable, que mantenía una buena relación con los vecinos e invitaba a amigos al patio de su casa.

Los investigadores también dijeron que no tienen registros de ninguna pista o llamada que hubieran recibido para denunciar presuntas actividades delictivas dentro de la casa en los años posteriores a la desaparición de las víctimas, pero indicaron que aún están verificando sus registros.

Sin embargo, dos vecinos dijeron haber estado lo suficientemente preocupados por lo que vieron en la casa como para llamar a la policía en dos ocasiones.

Elsie Cintrón, que vive a tres casas de distancia, dijo que su hija vio en una ocasión a una mujer desnuda que andaba a gatas en el jardín trasero hace varios años y llamó a la policía.

“Pero ellos no se lo tomaron en serio”, afirmó.

Otro vecino, Israel Lugo, dijo que escuchó golpes en algunas de las puertas de la casa de Castro, que tenían bolsas de plástico en las ventanas en lugar de cristales, en noviembre de 2011.

Lugo dijo que los agentes tocaron en la puerta principal, pero nadie respondió. “Caminaron a un costado de la casa y luego se fueron”, señaló.

Los vecinos también dijeron que a veces veían a Castro irse caminando con una niña pequeña a un área de juegos infantiles en el vecindario. Y Cintrón recordó que una vez vio a una niña pequeña que se asomaba por la ventana del ático de la casa.

Knight, ahora de 32, desapareció en 2002, pero su caso no había acaparado la atención de las autoridades porque consideraron que todo apuntaba a que había abandonado a su familia voluntariamente, tras haber perdido la custodia de un hijo.

Berry fue vista por última vez a los 16 años el 21 de abril de 2003, cuando le llamó a su hermana para decirle que le iban a dar un aventón desde su trabajo en un restaurante Burger King. Y, casi un año después, DeJesús desapareció a los 14 años mientras regresaba a su casa desde la escuela.