Estudiantes y Mets disfrutan de la lectura

Estudiantes y Mets disfrutan de la lectura
Alrededor de 300 niños de la escuela pública 92 de Corona, Queens, recibieron el mensaje de los lanzadores LaTroy Hawkins y Robert Carson, de los Mets, sobre la importancia de la lectura.
Foto: EDLPFotos Nube Urgiles

NUEVA YORK — “La lectura es la clave del éxito”, dijo el relevista LaTroy Hawkins a unos 300 niños de la escuela pública 92 de Queens.

Como en los pasados 11 años, dos peloteros de los Mets visitaron ayer las instalaciones de la escuela, ubicada en Corona, no muy lejos del Citi Field, para motivar a los menores a la lectura.

Hawkins y su colega Robert Carson, ayudados por estudiantes, leyeron los libros infantiles “If you give a pig a pancake”, “Amanda & Her Alligator” y “Hello Mr. Met”, quien también hizo acto de presencia en el gimnasio del centro educativo.

“Leer es extremadamente importante”, acotó Hawkins tras terminar la sesión de lectura. El relevista derecho entró anoche con marca de 0-0, y 2.77 de promedio de carreras limpias permitidas (ERA), en 13 innings lanzados esta temporada.

“Hay un mundo grande afuera, muchos lugares a donde ir, de experimentar…. definitivamente la lectura es la clave del éxito”, reiteró Hawkins.

La niña Yuriber Canaan, nacida en República Dominicana, estuvo emocionada doblemente.

“Ellos vinieron, nos leyeron libros y nos hicieron aprender una lección muy buena”, indicó la menor, quien cursa el quinto grado, pero ha tenido la oportunidad de estar en el evento desde que estaba en ‘kinder’.

“Ya estoy en un nivel muy alto de lectura porque ellos siempre vienen y yo siempre he estado aquí, así que ellos siempre me han inspirado a leer mucho”, manifestó la estudiante que se apresta a ingresar la escuela intermedia. “En el grado que viene, a mí me va a gustar leer mucho”.

El otro motivo de alegría de Yuriber, cuyo jugador favorito es David Wright, era que los dos relevistas le firmaron una pelota que su hermano Bernardo atrapó hace varios años, cuando José Reyes conectó jonrón a los bleachers del Shea Stadium.

La niña recordó con una sonrisa que su mamá les llevó al partido a ella y a su hermano, ahora de 17 años, e indicó que es fan de los Mets desde que vio por televisión un partido de la franquicia neoyorquina de la Liga Nacional.

“Llevamos 12 años haciendo este programa con los Mets y los niños tienen una buena experiencia porque practican la lectura”, destacó Esther Reyes, asistente del director de la escuela.

“Es algo lindo que los jugadores compartan con ellos, es algo que recuerdan, los ayuda y los motiva para que sigan leyendo y sigan adelante en sus estudios”, acotó Reyes.

La asistente dijo que el programa de lectura que empezó con tres estudiantes, ahora cuenta con 25 niños, quienes una vez por semana reciben la visita de empleados de los Mets, que de forma voluntaria acuden a la escuela para leerles y compartir el almuerzo con los menores.

Con el evento de hoy se cierra el programa de lectura del año escolar, añadió Reyes.

Sin embargo, la emoción no ha terminado, pues los estudiantes de quinto grado tendrán la oportunidad de disfrutar de un partido de los Mets, el próximo mes de junio.

Además de leer junto a los niños, los dos lanzadores contestaron preguntas de los pequeños, como qué se siente ganar, qué pensaban sobre la victoria de la noche previa: 1-0 sobre los Medias Blancas de Chicago en la décima entrada, tras una brillante labor monticular de los dos abridores Matt Harvey, por los Mets, y Héctor Santiago por los visitantes.

LaTroy Hawkins dijo que cada que vez que se gana es un gran triunfo.

Harvey coquetó con el juego perfecto hasta un sencillo en el cuadro del puertorriqueño Alex Ríos, con dos outs en el séptimo; la joven estrella de los Mets ponchó a 12 y fue relevado cuando el partido se fue a extra innings.

Hawkins dijo que fue bueno ver a los dos abridores “lanzar un juego increible y tuvimos la suerte de salir victoriosos… No podemos hacer eso cada vez. Es lindo ver eso de vez en cuando”, indicó sobre la actuación de Harvey.

Sobre la posibilidad de que su compañero un día lance un ‘no-hitter’ o un juego perfecto, dijo “no es tan fácil; si fuera fácil todo el mundo estaría lanzando un no-hitter cada año. Ojalá que eso ocurra y yo pueda ser parte del mismo”.