Pablo Prigioni hizo cantar al Garden

Pablo Prigioni hizo cantar al Garden
Pablo Prigioni controla el balón ante la presencia de D.J. Agustin en el juego que ganaron los Knicks en el Garden e igualaron la serie 1-1.
Foto: AP

NUEVA YORK — Nunca había ocurrido algo así en un partido de los Knicks, pero finalmente lo hizo y fue justo cuando el equipo más lo necesitaba: Pablo Prigioni hizo cantar al Madison Square Garden.

Con el partido tenso y aún incierto en el tercer cuarto, el base argentino volvió al entablado tras haberse metido en problemas de faltas temprano en el encuentro y con apenas dos puntos en su cuenta personal.

Unos minutos después, tras bajar tableros, dar pases para canasta y anotar triples— es decir, maquillar por su cuenta la convincente victoria de su equipo— las miles de voces en el estadio se hicieron una sola y fue entonces que el recinto vibró con el canto de su nombre: “¡Paaa-blooo!..¡Paaa-blooo!..¡Paaa-blooo!”

Cantos así normalmente se destinan a Carmelo Anthony, a quien le llaman ‘MVP’ (jugador más valioso), o al despotrique contra adversarios u oficiales que, según muchos, son la misma cosa.

Pero esta vez la admiración y el cariño se enfocaron en el experimentado novato que está próximo a cumplir los 36 años.

“Estaba tan metido en el partido que ni cuenta me di. Pero siento que es un reconocimiento al trabajo y el esfuerzo de toda la temporada”, dijo. “Me honra y me pone contento, no sabes cuán contento en verdad, porque el equipo jugó bien y ganó”.

Aunque no se había suscitado algo así en su estadía con los Knicks, esto es algo a lo que Prigioni no es ajeno. El guarda argentino, que terminó el partido con 10 puntos, cuatro asistencias y cuatro rebotes, fue ídolo en la liga española y se ha destacado con el equipo nacional de su país en mundiales y olimpiadas.

“Esto es algo que he hecho por los últimos 15 años”, comentó. “Para mí lo único que es novedad es poder hacerlo aquí, en la NBA. Hacerlo con un equipo como éste y en momentos importantes”.

Prigioni salió del partido, que los Knicks ganaron 105-79, cuando restaban 1:24 minutos ante una ovación de pie. En el vestidor, mientras los medios lo rodeaban con cámaras, micrófonos y grabadoras, algunos de sus compañeros repetían el canto de su nombre y reían.

Fue, a final de cuentas, el hombre de la noche en una victoria que le urgía a los Knicks.

“Prigioni estuvo espectacular en ambos extremos de la cancha. Controló el partido, controló el balón y en el lado defensivo presionó la pelota y nos puso a subir la temperatura y presionar el balón como equipo”, apuntó Carmelo.

Los Knicks tienen marca de 20-5 con Prigioni de titular, incluyendo 4-3 en estos playoffs.