Quema a dos hombres por una deuda

Santo Domingo — La Policía apresó a un presunto narcotraficante al que acusa de matar a dos hombres, incluyendo a un abogado, que se resistían a pagarle una deuda de $36,585 de la venta de10 libras de cocaína.

El detenido, identificado como Eulogio Feliz Castillo (El Gordo), de 35 años de edad, admite –según la Policía– que asesinó al abogado Odalís Lara, de 55 años, y a Narciso Radhamés Valdez Santos (Palillo), de 54, ambos residentes en Baní (suroeste).

Los cadáveres de las víctimas fueron encontrados calcinados dentro jeepeta marca Honda CRV, placa G073633, en el paraje Los Güiros, en la carretera que comunica Azua con Barahona.

Lara y Valdez Santos habían sido reportados como desaparecidos el Sábado Santos, el pasado 30 de marzo, y luego sus cadáveres fueron encontrados calcinados el 22 de abril.

Según la Policía, Féliz Castillo alega que Lara y Valdez sólo le llegaron a pagar $4,878. Además, que “el abogado le estaba dando larga y no terminaba de pagar la deuda y que en cambio lo amenazaba”.

Indica que, en esas circunstancias, Féliz Castillo acordó entregarle a sus deudores otras 20 libras de cocaína, pero con la condición de que se le pagara.

La Policía dijo que “Féliz Castillo sospechó que ambos hombres habían planificado darle un ´tumbe` y luego matarlo, razón por la que actuó primero y preparó un plan para asesinarlos”.

Declaró que para perpetrar el doble crimen utilizó la pistola marca Berza, cal. 9mm., numeración ilegible, la cual lanzó al mar Caribe en las proximidades de la playa de Boca Chica, en esta capital.

“Dijo que planificó el hecho con su amigo Ángel José García Pérez (Pajarito y/o Tongolo), a quien le pidió contactar al abogado Lara y a Valdez Santo (Palillo), y que luego los llevara a Los Muros del kilómetro 15, cruce Azua-San Juan-Barahona”.

Indicó que posteriormente obligó a ambos hombres a subir a la parte trasera de la citada jeepeta y luego de entrar a una zona alejada le realizó varios disparos y le prendió fuego con gasoil al vehículo.

Alega que pagó a su amigo García Pérez, quien vigiló en la carretera desde una motocicleta, la suma de $366.