Mujer no se arrepiente de ayudar para entierro de Tsarnaev

La mujer que buscó un sitio en el que se inhumaran los restos del sospechoso de los atentados en Boston, dice que lo hizo por cuestión de humanidad.
Mujer no se arrepiente de ayudar para entierro de Tsarnaev
Martha Mullen (rojo) buscó un sitio para enterrar al presunto terrorista.
Foto: AP

DOSWELL— La mujer de Virginia cuyas acciones ayudaron a que fueran enterrados los restos de Tamerlan Tsarnaev, uno de los sospechosos de los ataques explosivos contra el maratón de Boston, dijo que la reacción de las autoridades locales, vecinos del cementerio y cibernautas ha sido desagradable, pero que no se arrepiente.

“No fingiré que no es difícil ser insultada y despreciada”, dijo Martha Mullen a The Associated Press en una entrevista telefónica. “Pero siempre que puedas cruzar lindes y trabajar con personas que no son como tú, eso es lo que Dios nos pide hacer”.

Tsarnaev, de 26 años, fue inhumano el jueves discretamente en un cementerio islámico del condado rural de Caroline, unos 50 kilómetros (30 millas) al norte de la casa de Mullen en Richmond.

Su cuerpo había estado en una agencia funeraria de Worcester, Massachusetts, desde que fue muerto el 19 de abril en un tiroteo con la policía, días después de las explosiones que mataron a tres personas e hirieron a más de 260 en el centro de Boston. Los cementerios de Massachusetts y otros estados se negaron a aceptar su cadáver.

Como los costos de seguridad en la funeraria iban en aumento, la policía de Worcester pidió ayuda para encontrar un lugar donde enterrar a Tsarnaev.

Mullen dijo que estaba en una cafetería cuando escuchó un reporte noticioso sobre la dificultad de hallar una tumba para Tsarnaev.

“Mi primer pensamiento fue que Jesús dijo ‘ama a tus enemigos”’, manifestó. “Pensé: ‘alguien tiene que hacer algo, y yo soy ese alguien”’.

Así que Mullen, una consejera en salud mental egresada del Seminario Teológico Unido en Dayton, Ohio, envió correos electrónicos a varias organizaciones religiosas para ver qué podía hacerse. Recibió respuesta de los Servicios Funerarios Islámicos de Virginia, que arreglaron las exequias en el cementerio Al-Barzakh. “Fue un esfuerzo interreligioso”, dijo.