Reclaman sueldos robados

NUEVA YORK — Luego de trabajar hasta 70 horas por un pago semanal de $50 durante un año, en el restaurante Shaggy’s Cheesesteak, un trabajador mexicano reclama el sueldo robado con el respaldo del Centro del Inmigrante de Staten Island.

Perfecto García, de 48 años, comentó que laboró como ayudante de cocinero por un año y tres meses en el lugar situado en 2461 de Hyland Boulevard. El inmigrante alega que el dueño del sitio, Will House, inicialmente le pagó con cheques sin fondos y después en efectivo, insistiendo que pronto cubriría lo adeudado.

“Me hizo trabajar largas jornadas, desde cortar carne hasta limpiar después de cerrar, por menos del salario mínimo la hora”, indicó García, que tiene un año y medio de emigrar de su pequeña comunidad, en el estado mexicano de Guerrero.

Ante la negativa de House para pagar $4,896 en sueldos atrasados, García recurrió al Centro del Inmigrante, una organización en Staten Island que defiende a jornaleros latinos.

Jorge Torres, organizador, comentó que en abril se inició un proceso legal en contra del propietario y la próxima semana se interpondrá una querella en el Departamento de Trabajo.

La tarde de ayer, decenas de jornaleros integrantes del Centro del Inmigrante se manifestaron afuera de Shaggy’s Cheesesteak Restaurant, exigiendo el pago inmediato a Perfecto García y recalcando el abuso laboral que impera en la ciudad.

“Estoy apoyando al compañero porque muchos trabajadores hemos sido víctimas de robo de salarios, y la falta de respaldo nos obliga a callar y tolerar la injusticia”, dijo un trabajador de la construcción, residente del vecindario de Port Richmond.

El gerente del restaurante, que declinó dar su nombre, indicó que Will House no estaba disponible para hacer comentarios. El hombre dijo que García fue despedido por asistir ebrio al trabajo y tocar de forma inapropiada a una empleada.

“La Policía vino aquí, hay registros”, insistió. “Recibió la paga que le correspondía, la verdad saldrá a la luz en la corte”. Agregó que García pidió que se le hiciera un cheque a nombre de otra persona, pero rehusó mostrar documentos alegando que era información reservada para las autoridades.