Piden mayor enfoque en la unión familiar

NUEVA yORK — Esta semana continúan los debates en el Senado sobre el proyecto de ley de reforma migratoria, y Natalia Aristizábal, organizadora de Se Hace Camino Nueva York, le hizo un llamado a los legisladores federales para que la reforma migratoria se enfoque en la familia, “en que las familias van a estar unidas y no van a ser separadas”.

“Muchas de las madres son amas de casas, trabajadoras domésticas o ambulantes, y uno de los requisitos de la reforma va a ser probar el empleo que han tenido, y estamos preocupado porque no sabemos si ella, con estos trabajos, van a poder conseguir las pruebas que le exija la ley”.

Aristizábal dijo además que los ‘soñadores’ van a tener que esperar cinco años para hacerse ciudadanos y las madres diez, “y queremos que el tiempo sea igual para ambos”.

Por otro lado, algunos grupos pro inmigrantes se quejaron de que las primeras audiencias del comité judicial reflejaron la desconexión de los senadores con el mundo real.

“Estas condiciones destruirán la reforma. El relacionar la ciudadanía de 11 millones de personas a políticas vagas e innecesarias no es por lo que los latinos votaron”, apuntó Arturo Carmona, director ejecutivo de Presente.org.

Pablo Alvarado, de la Red Nacional de Jornaleros dijo que demostraron “la distancia entre lo que se discute en Washingon y la realidad que confronta a millones de potenciales estadounidenses que esperan en otras partes del país”.

No obstante, otros grupos activistas se mostraron razonablemente satisfechos con lo ocurrido ese día.

“Escuchamos en la audiencia una repetición de las tácticas de miedo que nos han llevado en el pasado al apetito insaciable de la detención y deportación que tanto daño ha hecho en nuestras comunidades”, afirmó María Elena Hincapié, de National Immigration LAw Center. “Afortunadamente, el sentido común prevaleció”.

Frank Sharry, de America’s Voice, un grupo cabildero pro inmigrante en Washington, señaló que la coalición bipartidista presente en la audiencia “mostró su unidad”. Los senadores republicanos Lindsay Graham y Jeff Flake se mantuvieron firmes frente a las enmiendas de sus copartidarios, agregó Sharry. Ambos senadores forman parte del ‘Grupo de los Ocho’.

Jo Ann Lynn de ACLU dijo que la buena noticia es que muchos de los votos de ayer “no fueron partidarios” y elogió algunas de las enmiendas aprobadas, como la presentada por el senador Richard Blumenthal, de Connecticud, que permitiría al procurador de justicia negar reembolsos por persecución legal de inmigrantes realizada en base a acciones policiales ilegales.

“Esto dejaría fuera mucho del trabajo que ha hecho Joe Arpaio en Arizona”, dijo Lynn.

—Pilar Marrero contribuyó a este escrito