Confirmación de latino en un atolladero

Confirmación de latino en un atolladero
ap ap
Foto: ap

WASHINGTON, D.C. — Organizaciones hispanas expresaron ayer su malestar por la demora en la confirmación de Thomas Pérez como secretario de Trabajo, considerándolo como una ofensa a la comunidad latina.

Desde enero, cuando el mandatario anunció el nombramiento de Pérez para liderar el Departamento de Trabajo, han transcurrido cinco meses sin avances.

“Estamos unidos en la molestia, por el tratamiento injusto que ha recibido Tom Pérez”, dijo la presidenta del Consejo Nacional de la Raza, Janet Murguía. “Él es un líder respectado en la comunidad hispana. Merece un voto”.

Un grupo de 48 organizaciones latinas envió una carta esta semana, donde urgen que senadores apoyen la confirmación. Por ahora, ningún republicano se ha comprometido a entregar su respaldo.

El único candidato latino al gabinete del presidente Barack Obama, enfrenta una fuerte oposición en el Congreso. Hoy, el Comité de Trabajo, Educación, Salud y Pensiones (HELP) votará su confirmación.

Hasta el momento, la votación de Pérez en HELP ha sido retrasada dos veces. Senadores republicanos insisten en que no se ha entregado el material que pidieron para analizar la nominación. Mientras, demócratas lo han calificado como una táctica política.

“La secretaria [Hilda] Solís eliminó las reglas de la Administración Bush que afectaban a los trabajadores. Pensamos que Tom Pérez será igual de justo y agresivo”, aseguró Arturo Rodríguez, presidente de United Farm Workers.

Pérez se ha desempeñado como fiscal general adjunto para asuntos de derechos civiles en el Departamento de Justicia (DOJ), desde 2009. Una posición donde ha visto envuelto en casos altamente controversiales.

Dos informes recientes han expuesto su nominación al escrutinio público. El primero fue un reporte del Inspector General de DOJ, donde se menciona que dio información incompleta a la Comisión de Derechos Civiles de la agencia.

En paralelo, el senador Charles Grassley (R-IA) y el congresista Darrell Issa (R-CA) presentaron un documento, donde explicaron que el candidato de Obama, “manipuló la justicia, realizando un acuerdo secreto con la ciudad de St. Paul. Este habría impedido que DOJ recuperará $200 millones en multas”.

Los legisladores insistieron en que Pérez negoció el apoyo de la agencia en una demanda contra St. Paul, donde se acusaba a la ciudad de enviar certificados falsos al gobierno, para cumplir con regulaciones de vivienda.

“No se puede hacer un juicio respecto al récord de una persona, basado en una sola decisión […] Queremos asegurarnos que logre apoyo bipartidista y estamos hablando con senadores republicanos”, dijo Murguía.

El senador hispano, Marco Rubio (R-FL), se ha opuesto a la nominación de Pérez.