Excondenados a muerte en FL piden limitar apelaciones

Seth Peñalver y Hermann Lindsey instaron al gobernador de Florida, Rick Scott, a que vete el proyecto de ley conocido como "Time Justice Act"
Excondenados a muerte en FL piden limitar apelaciones
Peñalver y Lindsey pidieron a Scott que se reúna con ellos para escuchar sus historias personales antes de firmar la disposición "Timely Justice Act".
Foto: Archivo

Miami – Dos excondenados a la pena capital en EE.UU. pidieron hoy al gobernador de Florida, Rick Scott, que no firme un proyecto de ley que limita las apelaciones y acelera los procesos de ejecución de los reos que se encuentran en el corredor de la muerte.

En una conferencia de prensa organizada por la Unión Americana de Libertades Civiles de Florida (ACLUF, por sus siglas en inglés), los exconvictos Seth Peñalver y Hermann Lindsey, ambos liberados tras pasar 13 años en el corredor de la muerte, instaron a Scott a que vete el proyecto de ley conocido como “Time Justice Act”.

Esta medida (HB 7083) no solo limita el número de apelaciones por parte de los acusados, sino que reduce el plazo de tiempo para que el gobernador emita una orden de ejecución, “si el proceso de clemencia ha concluido”.

En el caso de Peñalver, estadounidense de origen mexicano, quien en su día fue condenado a muerte junto con el español Pablo Ibar, la aprobación de esta disposición hubiese supuesto su ejecución.

Ibar, de doble nacionalidad estadounidense y española, lleva 13 años en un corredor de la muerte de Florida por un triple asesinato en 1994 que él siempre ha defendido que no cometió.

“Si el gobernador Scott se sentase conmigo y con otros como yo, sé que vetaría ese proyecto de ley” que, de haberse convertirse en ley, “hubiese sido el final de mi vida. Soy inocente”, señaló Peñalver, a quien en diciembre de 2012 un tribunal estadounidense declaró no culpable de ese triple asesinato, por el que había sido condenado a muerte junto con Ibar, quien también ha pedido que se revoque su pena.

El jurado concluyó entonces que no había suficientes evidencias para determinar que Peñalver era uno de los hombres armados que cometió el triple asesinato. Fue puesto en libertad después de haber estado en prisión 18 años.

“Si firma ese proyecto de ley, me temo que otras personas que son inocentes como yo serán injustamente ejecutadas por el estado de Florida”, advirtió Peñalver.

Peñalver y Lindsey pidieron a Scott que se reúna con ellos para escuchar sus historias personales antes de firmar la disposición “Timely Justice Act”, una disposición que, de convertirse en ley, podría conducir a la ejecución de los reos sin “tiempo suficiente y adecuadas garantías de que son verdaderamente culpables de los crímenes de que se les acusa”, destacó la ACLU.

Al menos 13 personas que se encuentran en el corredor de la muerte en Florida han apurado ya las apelaciones contra sus condenas y han entrado en el denominado “proceso de clemencia”, señaló esta organización.

Peñalver e Ibar fueron condenados a la pena de muerte en 2000, pero seis años más tarde el Tribunal Supremo de Florida ordenó la repetición del juicio a Peñalver por irregularidades procesales.

No obstante, el Alto Tribunal confirmó la sentencia de muerte de Ibar por considerar que su rostro era el que aparecía en una borrosa imagen del vídeo de la cámara de vigilancia en el que se ve a dos hombres con el rostro cubierto en la vivienda donde ocurrió el crimen.