Dulce venganza xeneize

Dulce venganza xeneize
El astro argentino Juan Román Riquelme celebra la clasificación de Boca Juniors a los cuartos de final de la Copa Libertadores a costa del campeón Corinthians.
Foto: efe

SAO PAULO/AP — Boca Juniors, con un espléndido gol de Juan Román Riquelme, avanzó a los cuartos de final de la Copa Libertadores al empatar 1-1 como visitante con el campeón defensor Corinthians de Brasil, vengando así la derrota que los argentinos sufrieron en la final del año anterior.

Riquelme puso en ventaja a Boca a los 25 minutos con potente tiro alto y cruzado, que sorprendió al arquero Cassio y se filtró por el ángulo superior del arco.

Avanzando por la derecha, Riquelme prendió el balón desde unos 30 metros desde el costado derecho. El disparo encontró desprevenido al arquero Cassio y se filtró por el ángulo superior del arco.

Boca había ganado 1-0 el partido de ida en Buenos Aires y selló su pase a la siguiente ronda con 2-1 en la cuenta global.

En cuartos de final, Boca se medirá con un rival argentino, Newell’s Old Boys. A primera hora, Newell’s revirtió una derrota 1-0 en el partido de ida y en un choque entre argentinos venció 2-1 a Vélez Sarsfield.

El gol de visitante de Boca obligaba a Corinthians a marcar tres para avanzar en la defensa de su título continental, y el “Timao”— también campeón mundial de clubes— no tuvo los recursos para remontar tan amplia diferencia.

Paulinho empató para Corinthians a los 50 minutos, conectando de cabeza por alto un centro de Emerson desde la derecha.

“Estamos contentos, teníamos confianza en el equipo. Ojalá que pueda jugar mejor”, dijo Riquelme. “Hemos hecho un buen primer tiempo y sabíamos que el segundo iba a ser complicado”.

Boca encaró el partido en medio de una campaña para el olvido en el torneo doméstico, con 13 partidos consecutivos sin ganar y situado en el antepenúltimo puesto.

Corinthians salió de entrada a buscar el gol, pero se vio sorprendido por la marca implacable de Boca en todos los sectores de la cancha.

Los ataques de Corinthians parecían más numerosos, pero los de Boca eran más profundos y peligrosos. El ordenado planteamiento de Boca eclipsó el dominio de Corinthians con la pelota.

También se destacó el arquero boquense Agustín Orión, quien frustró varias ocasiones de Corinthians, especialmente un tiro a boca de jarro de Danilo cuando Boca estaba en ventaja y la presión del local arreciaba.

“Sabíamos que en los primeros minutos iban a atacar y resistimos”, dijo Orión.

La otra figura del partido fue Agustín Orion. Conforme con la actuación, el arquero comentó: “Sabíamos que los primeros minutos iban a atacar y resistimos. Estamos contentos, los muchachos hicieron un gran partido otra vez”.

La parte final fue un asedio constante de Corinthians, con Alexandre Pato perdiendo un gol solo frente al arco desguarnecido.