Se movilizan contra ataques a gays

Nueva York — La comunidad LGBT de Nueva York se ha movilizado para responder a los recientes ataques violentos contra parejas gays, acaecidos en la ciudad.

Bajo el título “Gays toman de nuevo la noche: una respuesta a los crímenes de odio”, decenas de activistas y defensores de los derechos de los homosexuales organizaron ayer por la noche un rally en las cercanías del Madison Square Garden, lugar donde ocurrieron los ataques en las últimas semanas.

El pasado 5 de mayo, una pareja de gays que caminaban por ese sitio agarrados de la mano, fueron insultados y luego agredidos por un grupo de hombres a la salida de un partido de los Knicks.

La pareja tuvo que recibir tratamiento en el hospital tras acabar uno con la nariz rota y otro con la muñeca contusionada. Casi dos semanas después, la Policía aún no ha detenido a ninguno de los agresores, que han sido descritos como un grupo de ocho, la mayoría afroamericanos entre 20 y 30 años, que vestían con parafernalia de los Knicks.

“Tras la salida del armario del jugador de la NBA Jason Collins, parece que las personas gays pueden jugar al baloncesto frente a miles de fans en el Madison Square Garden, pero aún no pueden agarrarse de la mano fuera sin ser atacados”, se quejó Brandon Cuicchi, miembro de Queers Rising, la organización que puso en marcha el rally.

Los activistas estuvieron repartiendo ayer folletos informativos sobre los ataques a los aficionados antes del partido de los Knicks y luego realizaron una marcha silenciosa hasta Jackson Square Park.

“Es la responsabilidad de lo Knicks, del Madison Square Garden y de la NBA condenar esta violencia contra los gays por parte de sus aficionados y de proteger a los neoyorquinos en estos eventos”, declaró Eugene Lovendusky, cofundador de Queers Rising.

Muy cerca de donde ocurrió el incidente, en la calle 33 con la Novena Avenida, otra pareja de gays fue agredida el 10 de mayo, después que no les dejarán entrar a un club de billar.

En este caso dos sospechosos, Asllan Berisha y Brian Ramírez, ambos de 21 años y residentes en Manhattan, fueron arrestados. La Policía continúa a la búsqueda de otros tres posibles sospechosos y está investigando si los dos ataques pudieran estar relacionados.

Iván Luevanos, organizador del proyecto LGBTQ de la organización Make the Road New York, destaca la importancia de denunciar estos casos.

“La única forma de detener la intolerancia es denunciar las agresiones inmediatamente”, dijo Luevanos. “Desgraciadamente, muchos hispanos gays tienen miedo de acudir a la Policía por ser indocumentados o porque les da vergüenza revelar su condición sexual, pero no deben tenerla”.