El astro Cristiano Ronaldo pierde la fe

La estrella del Real Madrid pasa otro trago amargo en su carrera deportiva
El astro Cristiano Ronaldo pierde la fe
El delantero portugués del Real Madrid y , Cristiano Ronaldo, no ha cumplido una buena campaña con el equipo merengue al mado del técnico Mourinho.
Foto: EFE

Madrid/EFE — Cristiano Ronaldo vivió las dos caras del fútbol en la final de Copa del Rey que el Real Madrid perdió contra el Atlético, en la que pasó de volver a saborear el papel de futbolista decisivo con el gol que abría el partido, antes de acabar desesperado, expulsado y sin recoger la medalla de subcampeón.

La imagen de Cristiano Ronaldo representó a la de todo su equipo en los instantes finales del duelo del Santiago Bernabéu. Enrabietado por la mala suerte de estrellar un disparo de falta en el poste, el tercero del Real Madrid en la final, y tras aguantar numerosas entradas de los jugadores del Atlético, el extremo portugués perdió los nervios al responder con una agresión una dura entrada del capitán rojiblanco Gabi.

Fue el momento en el que Cristiano pasó de ejercer un liderazgo sobre el terreno de juego a saborear la amarga derrota en una final. En su última de Copa con el Real Madrid había sido el gran protagonista. Aquel gol de cabeza al Barcelona en la prórroga que daba en Mestalla la Copa del Rey de hace dos ediciones al conjunto madridista y el primer título de la ‘era Mourinho’.

Pocos podían pensar que tras comenzar la final de anoche contra el Atlético de Madrid de la misma manera, con un testarazo a la red tras un saque de esquina, Cristiano acabaría expulsado por una agresión a Gabi, desquiciado con el colegiado Clos Gómez que ya le había sacado una cartulina amarilla por sus continuas protestas y tras estar en todas las peleas en la segunda parte.

El futbolista portugués no recogió de manos del rey Juan Carlos la medalla de subcampeón y fue el único madridista, junto al técnico José Mourinho también expulsado, que no lo hizo.

Once años después de que Raúl González marcase en una final en el estadio Santiago Bernabéu, Cristiano Ronaldo tardó 14 minutos en retomar el testigo. Fue su tanto 55 de la temporada en 55 partidos. 34 goles en 34 partidos de Liga, siete en siete de copa del Rey, doce dianas en doce partidos de Liga de Campeones y dos en la Supercopa de España.

Cristiano no falló a su cita con el gol en las finales con el Real Madrid. Lo ha hecho en las dos de Copa del Rey y en los dos partidos de la final de la Supercopa de España. Y de nuevo lo hacía ante un rival al que tiene tomada la media, el Atlético de Madrid, equipo al que ha endosado nueve goles en sus siete últimos partidos, cinco de ellos al belga Thibout Courtois, el héroe rojiblanco de la final, en tres partidos.

La temporada del Real Madrid ha sido un fracaso, admitió el propio Mourinho, pero Ronaldo se ha mantenido fiel a sus números: lidera la clasificación de goleadores de 2013 en las cinco grandes ligas europeas, con 33 tantos, 32 con su club y uno con la selección portuguesa; y entre sus números abrumadores destaca que en cien partidos en el Santiago Bernabéu como madridista, ha conseguido 111 goles.