Knicks: 40 años sin corona

Knicks: 40 años sin corona
El bloqueo de Roy Hibbert a Carmelo Anthony sintetizó la debacle de los Knicks.
Foto: AP

Nueva York — La temporada de grandes expectativas para los Knicks llegó a su fin mucho antes de lo que esas aspiraciones estimaban.

No había otra forma de que su temporada concluyera luego de lo que se vio en el entablado. La pandilla de Carmelo Anthony fue claramente superada por la dura defensa de los Pacers de Indiana.

Y así el equipo sumó ya 41 años sin obtener un título.

Los Knicks se desmoronaron dentro y fuera de cancha víctimas de lesiones, pugnas de vestuario, ineficiencia para anotar, inferioridad debajo de los tableros.

Se pueden rescatar algunas cosas positivas, aunque es un consuelo que de poco sirve ahora que la gerencia tendrá una temporada muerta muy ocupada.

Renovarse o…

Los Knicks contaron con una de las plantillas más veteranas en toda la liga con un promedo de 31.1 años de edad. Sin duda la edad fue factor de que muchas de las lesiones se extendieran por más de lo deseado o, en el caso más extremo, el retiro ‘prematuro’ y súbito de Rasheed Wallace justo antes de que concluyera la temporada. Urge sangre nueva en el equipo del Garden.

La ropa sucia

Tras una aparente armonía que se demostró durante la temporada, el vestidor de los Knicks se desbarató a la hora más apremiante cuando el centro Tyson Chandler lanzó indirectas a sus compañeros de equipo en general y a Anthony en particular tras su pobre desempeño en la serie de segunda ronda de playoffs ante los Pacers de Indiana.

“Quieres cargar con el partido o quieres hacer un gran tiro al aro cuando en vez debes adherirte al plan de juego. Un buen equipo gana partidos. A menos de que seas un gran, gran, gran, gran jugador… y sólo hemos visto muy pocos de estos llegar”, dijo Chandler.

Cabe decir que el hombre grande de los Knicks no comentó nada sobre su pobre actuación ante los Pacers y Roy Hibbert, quien lo superó en ofensiva y defensiva durante la serie.

Bajo la pintura

La inferioridad de Chandler fue una de las muestras de un problema que aquejó a los Knicks no sólo esta serie, sino durante toda la temporada. De los 30 equipos en la NBA, Nueva York fue el número 26 en este departamento tras promediar 40.5 rebotes por partido.

La prueba de que tableros ganan partidos no pudo ser más clara.

La serie entre ambos, Indiana fue claramente superior debajo de los tableros, factor que fue crítico ya que los Knicks regalaron decenas de puntos en cada partido al ser incapaces de descolgar los balones.