Rechazan que asesinato de gay sea por odio

Familiares de hispano acusado en el hecho afirman que no es homofóbico
Rechazan que asesinato de gay sea por odio
Un altar en memoria de Mark Carson se levanta en la esquina donde fue asesinado.
Foto: authors

Nueva York — Los familiares del acusado de matar a un hombre presuntamente por ser gay, pidieron ayer perdón por el dolor que causó; pero a la vez negaron que haya sido un crimen de odio.

“Estamos en ‘shock’, realmente no sabemos qué pasó. No sabemos lo que le pasaba por su mente”, dijo Edith Gutiérrez, hermana mayor de Elliot Morales, acusado de matar a Mark Carson, el sábado 18, en el Village Manhattan.

“Pedimos perdón a la familia y les mandamos nuestras condolencias”, dijo Gutiérrez, de 43 años. “Sé del dolor que siente una madre al perder a su hijo. A mi hijo lo asesinaron”, agregó en medio del llanto.

Gutiérrez perdió a su hijo Christopher Gutiérrez, de 20 años, a manos de Sirmone McCaulla, quien lo apuñaló varias veces en el pecho después de una discusión en septiembre del 2009 en las escalinatas de la oficina de correo principal en Manhattan. McCaulla, también de 20 y veterano de la guerra, se suicidó unos días después del crimen.

Morales de 33 años, enfrenta un cargo por asesinato en segundo grado como un crimen de odio, dos cargos por posesión criminal de un arma y uno por amenaza. De ser encontrado culpable, el acusado puede enfrentar una sentencia de por vida en prisión.

El sindicado había salido de la cárcel Watertown recientemente donde pagó una sentencia de 10 años al ser hallado culpable de robo en primer grado.

“Si mi hermano hizo lo que dicen que hizo, tiene que pagar las consecuencias, lo que si estoy segura es que no fue un crimen de odio”, aseveró Gutiérrez, quien dijo ser bisexual y que vivió con una mujer por cinco años. “El (Morales) la iba muy bien con mi pareja. También hay algunas lesbianas en mi familia”.

Según Gutiérrez, cuando hay una discusión se dicen cosas y palabras que uno no quiere. “Todo el mundo lo hace… voy a estar junto a mi hermano y lo voy a defender… sólo pedimos un juicio justo”, agregó.

Francis Rivera, sobrino de Morales, dijo que era una situación “difícil estar al otro lado de la historia”, refiriéndose a la muerte de su hermano Christopher. “Pedimos perdón a sus familiares, sentimos su angustia y su dolor”.

Rivera confirmó que había hablado con Morales y que el acusado le dijo que no recordaba nada de lo que pasó.

“Supuestamente dice que había tomado y había ingerido Mali, una pastilla más fuerte que el éxtasis, [ya que] es más pura”, dijo Rivera, de 25 años, frente al edificio donde vive la mamá de Morales. “El (Morales) dice que no recuerda lo que pasó”.

Según Rivera, Morales es soltero sin hijos y estaba tratando de “arreglar su vida”. Además, añadió que estaba trabajando en Pensilvania.

Ni el Departamento de Policía ni la fiscalía de Manhattan confirmaron la versión de que Morales estaba bajo la influencia de sustancias controladas.

Acerca de los otros dos sujetos que estaban junto a Morales en el momento de la discusión y que presuntamente se alejaron del lugar, la Policía se limitó a decir que “el caso sigue bajo investigación”.

Reginald Sharpe, abogado de Morales, no devolvió las llamadas de este rotativo.

El cuerpo de Carson, de 32 años, fue reconocido por la familia, pero aún no lo han reclamado en la oficina del médico forense.

Según el comisionado Raymond Kelly, Carson se convirtió en la víctima número 22 de un crimen de odio en lo que va del año.

Alrededor de la web