Policía no admite culpa por asesinato en Long Island

El agente que le dio el fatal disparo en la cabeza, ora por la familia de la joven universitaria
Policía no admite culpa por asesinato en Long Island
El entierro de Andrea Rebello está pautado para mañana.
Foto: AP / Imagen tomada de un anuario

N.Y. – Andrea Rebello recibió un balazo en la cabeza y murió al instante, en brazos del delincuente que la mantenía de rehén y ante la mirada de su gemela, Jessica. La bala que el pasado viernes le arrebató la vida, fue disparada por un agente policíaco que intentaba frenar al intruso que mantenía cautiva a la joven. Sin embargo, para la Policía, la culpa no es de ellos.

Según James Carver, presidente de la Asociación de Patrulleros Benevolentes del condado de Nassau, el único responsable de la muerte de la joven estudiante de la Universidad Hofstra se llama Dalton Smith, delincuente que recibió los otros siete disparos de ocho realizados por un agente de la Policía para detenerlo.

“Algunas personas dicen que debimos quedarnos afuera de la casa, pero nuestro trabajo era entrar y asegurarnos de proteger a la mayor cantidad de personas que pudiéramos”, añadió Carver sobre el incidente que ha puesto a la Uniformada en el centro de la controversia.

Y es que si bien es cierto que Smith tenía a Andrea Rebello, de 21 años, agarrada por el cuello mientras gritaba “la voy a matar, la voy a matar”, el delincuente nunca disparó su arma, una pistola 9 milímetros. Los únicos ocho casquillos recogidos en la escena corresponden a siete balazos que recibió el hombre y el que impactó la cabeza de Rebello.

La Policía no ha revelado la identidad del oficial que disparó contra la joven y el asaltante. Sin embargo, de acuerdo con información publicada por la agencia AP, el agente se encuentra fuera de sus labores en lo que se investiga su actuación en la escena.

“Los pensamientos y oraciones de ese oficial están con la familia de la víctima” dijo este martes Carver. Añadió que se trata de un hombre “religioso, familiar”.

El pasado viernes, a eso de las 2:30 de la madrugada, la policía respondió a una llamada de emergencia en la cual se les reportó un robo en proceso. Se desconoce si los agentes sabían que dentro de la casa de dos pisos, junto a la Universidad Hofstra, había tres rehenes; una de ellas utilizada como escudo por el maleante.

“El (agente) entró en la casa porque entendía que no era propio esperar… Si hubiese esperado, no podemos imaginarnos qué habría ocurrido”, concluyó Carver.

Sin embargo, sus expresiones no convencen a quienes censuran la acción del Policía porque no hay cómo explicar que el agente necesitara ocho disparos para controlarlo.

Para el experto Edward Mamet, que trabajó 40 años como oficial de la Policía de la Ciudad de Nueva York, es esencial conocer si los agentes sabían que había rehenes en la casa. Si así fue, debieron haber esperado por refuerzos. “A menos de que tuvieran la certeza de que la vida de los rehenes estaba en peligro inminente… debieron negociar desde afuera”, opinó.

El entierro de Rebello está pautado para mañana y su familia ha pedido privacidad.