Enfrentarán a la justicia por atacar a gays

Enfrentarán a la justicia por atacar a gays
Tras la muerte de Mark Carson en Greenwich Village el sábado, dos nuevos ataques contra gays conmocionan a la ciudad.
Foto: EDLPMariela Lombard

Nueva York — En medio de una ola de ataques recientes a gays, tres sospechosos están en manos de la justicia como supuestos autores de tres de estos crímenes ocurridos esta semana.

Gornell Román, a quien se acusa de patear y golpear al ex promotor Dan Contarino el lunes entre la avenida D y la calle Cuatro Este de Manhattan, se entregó en la madrugada a la Policía.

El desamparado, de 39 años y quien vivía en el albergue Bowery Mission donde residía la víctima, podría ser juzgado por dos cargos por agresión como crimen de odio y por acoso.

Román esperaba anoche ser instruido de cargos en la Corte Superior de Manhattan.

De igual manera, Fabián Ortiz, de 32 años, y Pedro Jiménez, de 23, fueron imputados por agredir físicamente a una pareja gay en la madrugada del martes al frente del 584 de la avenida Broadway, en SoHo.

Según la acusación, Ortíz y Jiménez atacaron a Steven Dixon, de 42, y Michael Coleman, de 41, con insultos homofóbicos y golpes.

Ayer, los sindicados fueron culpados de agresión en tercer grado ante la juez Laura Johnson, de la Corte Suprema de Manhattan, y quedaron libres después de pagar una fianza de $750 en efectivo. Los dos tendrán que regresar al juzgado el 24 de mayo.

Estos ataques ocurrieron a pocas horas de una protesta por la muerte de Mark Carson, un gay asesinado de un disparo en la cabeza el sábado pasado en Greenwich Village.

Por ese caso, la Uniformada arrestó a Elliot Morales, de 33, a quien se le responsabiliza de asesinato en segundo grado como un crimen de odio y posesión criminal de un arma.

Y mientras crece la angustia por estos hechos violentos, el senador estatal Daniel Squadron pidió a los legisladores en Albany que finalmente aprueben el proyecto de ley Gender Expression Non-Discrimination Act.

Con esta legislación —conocida como GENDA— se prohibiría discriminar a los transgéneros neoyorquinos en vivienda, empleo, crédito y uso de sitios públicos; mientras que se ampliaría la ley contra crímenes de odio en Nueva York para que incluya los ataques a esta población.

“Es hora de pasar la propuesta que provee la justicia y dignidad que ellos merecen”, indicó el senador en un comunicado.

GENDA ha sido aprobada seis veces por la Asamblea, pero no por el Senado estatal.