Plan Mérida con una nueva estrategia

Plan Mérida con una nueva estrategia
Todavía se encuentran en negociaciones EE.UU. y México para combatir el narcotráfico.
Foto: AP

EDITORES: Ajusta 7mo párrafo.

WASHINGTON — El Departamento de Estado comunicó ayer al Congreso que aún trabaja en la implementación de la nueva estrategia del gobierno mexicano para centralizar la cooperación estadounidense antinarcóticos a través de la secretaría de Gobernación y el plan Mérida.

Al comparecer ante la subcomisión para el Hemisferio Occidental de la cámara baja, el subsecretario de Estado para el Combate al Narcotráfico Internacional William R. Brownfield señaló que no tiene objeción sobre la nueva estrategia pero aclaró que “trabajamos ahora sobre cómo implementar eso en un programa multimillonario con docenas de organismos gubernamentales. Aún estamos trabajando sobre eso y espero poder tener una respuesta más concreta cuando comparezca de nuevo” ante este comité.

Antes de que el presidente Barack Obama visitara México a comienzos de mes, las autoridades mexicanas anunciaron su preferencia de centralizar la cooperación a través de la secretaría de Gobernación para maximizar la coordinación interministerial.

Brownfield explicó que Estados Unidos ha entregado $1,200 de los $1,900 millones comprometidos en 2008 a los esfuerzos antinarcóticos en México a través de la Iniciativa Mérida.

El funcionario calificó de “predecible y sistemática” la reducción gradual de fondos asignados en años recientes a la Iniciativa Mérida y lo atribuyó a los logros obtenidos por la iniciativa.

Mérida recibió $248 millones durante el año fiscal 2012, 199 millones en 2013 y para 2014 fueron solicitados 148 millones, señaló Brownfield al precisar que los fondos correspondientes a 2013 aún no han sido desembolsados.

Además hay otros $95 millones correspondientes a Mérida retenidos “por temas relacionados a la naturaleza del plan y la estrategia en el futuro” y Brownfield dijo estar trabajando con las autoridades mexicanas sobre “cómo responder a una solicitud del Senado para obtener información adicional”.

Brownfield señaló que la cooperación estadounidense ha permitido hasta el momento el entrenamiento de 8,500 funcionarios federales del poder judicial, 19,000 policías federales y estatales (de los cuales 4,000 son investigadores federales), el reforzamiento en la custodia de 14 centros penitenciarios federales con capacidad para 20,000 reclusos y la incautación de bienes ilícitos valorados en casi $3,000 millones.

Peña Nieto buscó una modificación en la estrategia de seguridad que reemplazara a la ejecutada por su antecesor Felipe Calderón, cuya gestión dejó al menos 75,000 muertes relacionadas al combate al crimen organizado.