Larry Harlow está agradecido con la vida

Larry Harlow está agradecido con la vida
Larry Harlow participó en el Congreso de Salsa, en Los Angeles.
Foto: archivo

LOS ANGELES — El pianista Larry Harlow camina por un pasillo de un hotel en el centro de Los Angeles. De un salón abierto sale la voz de Ismael Miranda cantando “No me digan que es muy tarde” durante un ensayo del concierto que algunas Estrellas de la Fania darán en el marco de un festival de salsa.

La esposa de Harlow, Wendy Caplin, murió en enero pero el maestro se ve con buenos ánimos, listo para tocar junto a otras luminarias de la Fania como Miranda, Adalberto Santiago y Roberto Roena.

¿Has reflexionado últimamente sobre la música, la vida?

“Uff, he tenido una vida… Espérate …”, contestó el rumbero conteniendo las lágrimas. “He tenido una vida increíble. Gracias por la música, gracias a la gente hispana porque soy un gringo pero he estado enamorado de la música todo el tiempo”.

Al reflexionar sobre su carrera, Harlow recordó sus inicios en los años 60 y su trabajo con la legendaria disquera de rumba Fania Records, en los 70, con la que se ganó el aprecio y cariño del público, por lo que está agredecido.

“Esperé años para ser aceptado por la gente. Al principio no hablaba español. No fue fácil para mí para entrar. Yo era un gringo hippie, con el pelo largo”, comentó.

“Ha sido una carrera muy alegre, con mucha música, mucho vacilón en todo el mundo, especialmente con talento como (Ray) Barreto, Willie Colón, Rubén Blades, (Johnny) Pacheco. Son músicos muy grandes. Esta es mi vida. En mis sueños yo sueño con música latina. Gracias a todos los latinos”.

El músico neoyorquino es conocido por su sobrenombre “El Judío Maravilloso” por haber nacido en el seno de una familia judía. Su madre fue cantante de ópera y su padre fue líder de banda. Tras aprender de su mentor Tito Puente, Harlow firmó con la Fania y despuntó con su propia banda, que tuvo a Miranda de cantante. También ha grabado más de 50 discos como líder de banda y más de 260 álbumes como productor. Su ópera “Hommy” fue presentada en el Carnegie Hall. La Academia de la Grabación reconoció su carrera en el 2008 al concederle el Premio del Consejo Directivo por sus importantes contribuciones en el campo de la grabación.

El concierto de los ex músicos de la Fania fue en el marco del 15vo Congreso Anual Internacional de la Salsa de Los Angeles. Una presentación especial pues la edad ha ido alejando a las Estrellas de la Fania de los escenarios.

“Yo tengo 73 (años) y soy uno de los jóvenes (de la Fania)”, bromeó el pianista.

Harlow también lamentó la escasez de soneros de la talla de Miranda y Héctor Lavoe.

“Hay cantantes pero no hay soneros. Marc Anthony es cantante, no es sonero. Soy productor y busco, busco soneros pero no hay”, dijo.

Por estos días prefiere mantenerse ocupado. Ha escrito un libro de memorias titulado “El hombre de la salsa”, que planea lanzar en unos meses y también trabaja en un disco nuevo.

“He estado triste en estos meses pero tengo que mantenerme ocupado. No es fácil”, puntualizó.

El Congreso de la Salsa, que termina hoy, incluyó un concurso mundial de salsa, talleres, espectáculos, bailes y fiestas. El festival se realizó en un hotel del centro de Los Angeles.