Acaben con el descenso en el futbol mexicano

La situación del descenso en el futbol mexicano es ridícula. ¿De qué sirvió tanto drama en las últimas fechas del Clausura 2013 si a final de cuentas llega una nueva franquicia a ocupar el lugar que perdieron los Gallos Blancos? En Querétaro seguirá habiendo futbol y tres equipos cambiarán de sede para esta próxima temporada.

Los Jaguares de Chiapas se van a Querétaro, San Luis a Chiapas y La Piedad, que acaba de ascender, a Veracruz. Cuando suceden este tipo de cambios me queda claro que al futbol mexicano le queda mucho pero mucho camino por recorrer para poder decir que se está acercando a las ligas europeas.

Creo que ha llegado el momento de pensar seriamente en acabar con el descenso en México o por lo menos congelarlo por un largo periodo.

En la MLS de Estados Unidos no existe el descenso y en gran parte se debe a que los equipos que juegan en las divisiones inferiores no cuentan con los recursos para estar en primera. Quizás tengan que pasar otros 30 años para por lo menos poder considerar la posibilidad de implementar el descenso en la MLS. Pero no pasa nada si nunca ocurre, actualmente la liga sigue creciendo y se siguen construyendo más estadios específicos para el futbol.

No es ningún secreto que la gran mayoría de los estadios en México de Primera División necesitan renovaciones considerables y que algunos equipos necesitan tiempo para establecerse. A todos les serviría un periodo para poder invertir en sus equipos e instalaciones, especialmente a los equipos ‘chicos’.

Ya no tiene ningún valor el argumento de que el descenso es necesario para garantizar el factor competitivo porque basta con analizar lo que acaba de ocurrir. El Monterrey entró a la Liguilla calificado en el noveno lugar porque Querétaro, que estaba en zona de calificación, descendió.

De nada sirve el descenso si persiste la alternativa de comprar franquicias. Esto ya es un mal chiste que ya no vale la pena seguir contando.