Un escudo contra el calorón

Un escudo contra el calorón
Esperanza Sid da limonada a sus hijos Fidel y Guadalupe para hidratarlos
Foto: EDLPJosé Acosta

NUEVA YORK — Aún faltan tres semanas para el inicio del verano y ya llegó la primera ola de calor a la ciudad de Nueva York. Aunque corta, será intensa, con temperaturas que rondarán los 90 grados Fahrenheit durante este fin de semana.

Hoy, el mercurio llegará a los 91 grados. Los pronósticos indican 90 grados para el sábado, antes de descender el domingo, según el Servicio de Meteorología Nacional. El año pasado, la ciudad no alcanzó esas temperaturas hasta el 20 de junio.

Para luchar contra el calorón, la mexicana Esperanza Sid lleva a sus dos hijos al parque durante el día y en la noche los mantienen en una habitación con aire acondicionado.

“Y les doy limonada todo el día para mantenerlos hidratados”, dijo Sid, madre de Fidel, de seis años, y de Guadalupe, de 3. “A mí no me gusta el calor, porque de donde vengo, de Guerrero, las temperaturas no son tan altas”.

La ciudad no tiene planes de abrir los centros de enfriamiento este fin de semana. Estos refugios se activan cuando hay dos días seguidos a 95 grados y un índice de calor de 95, según la Oficina de Manejo de Emergencia.

Sin embargo, la ciudadanía mantenerse fresca y evitar permanecer mucho tiempo bajo el sol, especialmente los ancianos, niños, y enfermos con problemas cardíacos.

Al puertorriqueño Francisco Marrero, de 65 años, le gusta mucho el calor y está ansioso de que se vaya el frío.

“Cuando sube mucho la temperatura y creo que me puede hacer daño, me voy al centro de personas mayores cercano a mi apartamento y me la paso bajo aire acondicionado hasta la tarde”, dijo Marrero.

Durante los meses de verano, los neoyorquinos son especialmente vulnerables, ya que la ciudad puede alcanzar temperaturas que son 10 grados más calientes que en las áreas circundantes.

El asfalto, el concreto y los metales de la infraestructura de la urbe atrapan el calor, un fenómeno conocido como el efecto urban heat island.

Por ello, lo mejor es estar atento al termómetro y mantenerse a salvo en un lugar fresco y bien ventilado.