Espada pasó prueba de mentiras

Sigue a El Diario NY en Facebook
Espada pasó prueba de mentiras
El exsenador Pedro Espada se dispone a comprobar que no ha mentido.
Foto: archivo

Nueva York – El exsenador Pedro Espada Jr. habría dicho la verdad en el juicio federal, indica la prueba del detector de mentiras a la que se sometió esta semana.

Espada y su hijo Pedro Gautier Espada estaban acusados de robo, malversación, uso indebido de fondos federales recibidos por sus clínicas de salud Soundview, fraude electrónico y conspiración para ello. El juicio finalizó con un veredicto parcial el 14 de mayo del 2012, después de 11 días de controversiales deliberaciones en las que el juez Frederick Block tuvo que llamar al jurado a la sala para calmar las tensiones entre ellos y conminarles a que continuaran deliberando.

En su lucha por clarificar su nombre Espada acudió el 28 de mayo a la compañía InDepthPolygraphs.com, una división de International Investigative Group y se sometió a la prueba de detección de mentiras de la que salió victorioso.

“Todo el test fue acerca del caso, de las acusaciones de robo, malversación de fondos federales, pago de impuestos…”, indicó Espada que obtuvo en la misma la calificación de que no había engañado en sus respuestas exculpatorias.

Los detalles de la prueba serán facilitados el lunes a los medios de comunicación cuando Espada y su abogado, Ángel Cruz, presenten en la corte federal una solicitud para anular el juicio y tener otro nuevo.

“A través de mi trabajo y de un investigador privado los jurados han explicado que llegaron a un punto en las deliberaciones en que no podían llegar a una decisión. El juez se reunió con ellos indicándoles que no se quería un juicio nulo, que ambas partes habían gastado mucho dinero y que él consideraba que debían llegar a una conclusión aunque fuese parcial”, explicó Espada.

El juez dejó la sala y media hora después el jurado declaraba a Espada culpable de cuatro de los ocho cargos individuales de que se le acusaban, pero no se decidieron sobre los tres cargos de conspiración con su hijo, ni si su hijo era culpable de sus cargos individuales.