Héroes y villanos en Libertadores

Sigue a El Diario NY en Facebook
Héroes y villanos en Libertadores
Duvier Riascos falló un penal y pasó de la gloria al infierno con los Xolos. Atrás, el ecuatoriano Fidel Martínez.
Foto: AP

BUENOS AIRES/AP — Sensaciones diferentes dejaron los semifinalistas de la Copa Libertadores: Atlético Mineiro se llevó un susto tremendo; Newell’s Old Boys sorteó una maratónica definición por penales; Independiente Santa Fe casi ni traspiró y Olimpia de Paraguay hizo un mayúsculo esfuerzo para remontar una desventaja.

Mineiro de Brasil ante Newell’s de Argentina y Olimpia contra Santa Fe de Colombia serán los duelos al despuntar julio y que al menos arrojarán un finalista que jamás ganó este torneo, el más prestigioso del continente a nivel de clubes.

Olimpia es el único campeón sobreviviente (ganó en 1979, 1990, 2002), mientras Mineiro, Newell’s y Santa Fe buscarán sumarse a la lista de monarcas.

Parece mentira que Mineiro, el equipo de Ronaldinho, haya tenido que sufrir tanto para seguir en su ruta triunfal, teniendo en cuenta que tanto por su juego como por las matemáticas es hasta ahora el mejor equipo de todos.

Líder absoluto de la segunda fase con 15 puntos, uno más que Santa Fe, el ‘Galo’ de Belo Horizonte se salvó de la eliminación cuando en el descuento su arquero Victor atajó un penal ante el debutante Tijuana de México con el partido que culminó 1-1 (2-2 en el choque de ida).

El colombiano Duvier Riascos desperdició la ocasión para Tijuana, en un partido que marcó la despedida de su técnico Antonio Mohamed, quien anunció que seguirá trabajando en su país natal Argentina.

Un penal atajado fue la salvación de Mineiro.

Y un penal convertido fue lo que dejó con vida a su próximo rival Newell’s al eliminar al subcampeón Boca Juniors de Argentina, que tiene seis títulos en la Libertadores, uno menos que el máximo ganador Independiente de Avellaneda.

Se necesitaron 26 penales para una victoria de Newell’s 10-9 por esa vía en su estadio de Rosario, después de 180 minutos sin goles, incluyendo el choque de ida en Buenos Aires.

Maxi Rodríguez definió el duelo en favor del equipo que dirige el ex técnico de Paraguay Gerardo Martino, y Juan Román Riquelme, uno de los jugadores más gravitantes en la historia de Boca, abrió la serie de penales con un disparo al centro que atajó Nahuel Guzmán.

Con penales o sin ellos, el próximo choque entre brasileños y argentinos tiene un claro perfume de gol: allí estarán los principales cañoneros del torneo que son Diego Tardelli y Jó, ambos con seis goles para el Mineiro, e Ignacio Scocco, quien convirtió cinco para Newell’s.

La otra semifinal encontrará a Santa Fe, que viene de florearse ante Real Garcilaso de Perú, y un Olimpia que sufrió ante Fluminense de Brasil.

Con goles de Jefersson Cuero y John Valencia, el “Expreso rojo” despachó en Bogotá 2-0 a Garcilaso para un marcador global 5-1, ante un equipo que junto con Tijuana fue la revelación del torneo.

“Nos creemos favoritos para ganar la Copa, el equipo se armó para alcanzarla”, afirmó el defensor Yulián Anchico, una de las figuras del once colombiano.

Olimpia se repuso a tiempo de una derrota parcial 1-0 y con dos goles del uruguayo Juan Manuel Salgueiro, uno de tiro libre y el otro de penal, le dio vuelta al marcador para sacar ventaja en Asunción del empate 0-0 en Río. Salgueiro es otro de los jugadores que también tiene cinco goles en el torneo.

Los dirigidos por Abel Braga pegaron primero con gol del mediocampista Rhayner. Pero Olimpia se recuperó y con su victoria dejó a Mineiro como único representante del fútbol de Brasil, que en la etapa anterior se quedó sin el campeón vigente Corinthians, eliminado por Boca.