Religión, fútbol y transexualidad en documental

Sigue a El Diario NY en Facebook

Montevideo — Un testimonio real que supera a cualquier ficción. Así se podría definir el documental “El Bella Vista”, que narra la historia de una iglesia del interior uruguayo que fue previamente un prostíbulo y un club de fútbol, y que se ha presentado ya en una treintena de certámenes internacionales.

“El Bella Vista”, una película dirigida por la directora uruguaya Alicia Cano y rodada durante 2011, llegó a los cines del país y transcurre en la ciudad de Durazno, a 180 kilómetros de Montevideo y que tiene cerca de 3,000 habitantes (la población total de Uruguay es de 3.3 millones).

A través de los testimonios de protagonistas reales, el film muestra como el recinto del Bella Vista Fútbol Club sufrió una serie de transformaciones y usos peculiares y contradictorios algunos entre sí.

De este modo, tras albergar el club de fútbol de la localidad uruguaya, las instalaciones se reconvirtieron en un prostíbulo de transexuales para ser transformadas posteriormente en la capilla católica de Jesús de la Misericordia, uso que mantiene en la actualidad.

El documental aborda el problema del acceso al trabajo, la identidad, el amor y la maternidad en las mujeres transexuales y también muestra la complejidad de las relaciones en una comunidad, “no hay buenos ni malos”, explicó en una entrevista Alicia Cano.

La directora del film también afirmó que descubrió la historia en un diario y que decidió ir a la localidad “para ver si las fuentes eran verídicas”.

“Allí me enteré de que no solo había sido un prostíbulo de transexuales, sino también un club de fútbol. Yo también soy del Interior y para mí, esas son las tres grandes instituciones del interior de Uruguay, que componen nuestra sociedad”, afirmó.

“El dicho ‘si quieres ser universal cuéntame sobre tu aldea’ no podría ser más cierto aplicado a este trabajo”, expresó.

Cano explicó que el producto final de su trabajo es un “híbrido” entre documental y la ficción, y surge “a partir de entrar en profundidad con los personajes y notar que se expresan mucho más desde lo físico que desde la palabra”.

Los protagonistas del documental son los habitantes de Durazno y los personajes reales, a excepción de la pareja de una de las mujeres transexuales, papel que desempeñó un actor porque el verdadero personaje no quiso ser grabado.

También se refirió a las reacciones que el documental ha suscitado en la localidad de Durazno y sus habitantes.

“El Bella Vista” ya ha pasado por una treintena de certámenes internacionales de cine y recibió diversos galardones, entre ellos el Premio del Público del Festival de Cine de Valdivia (Chile) y menciones especiales en Mar del Plata (Argentina), Zurich y La Habana.