Maldonado por fin en casa

La ciudadana estadounidense, que enfrentaba cargos de contrabando de drogas, fue liberada por México

Maldonado por fin en casa
Yanira Maldonado con su esposo Gary Maldonado, antes de hablar con la prensa, ayer, en Nogales, Arizona. La mujer de 42 años había sido acusada de contrabandear drogas, pero no se le comprobó nada.
Foto: AP

NOGALES, México .— Una ciudadana estadounidense detenida en México bajo cargos de contrabando de drogas fue excarcelada luego de que un tribunal revisó su caso y desechó las acusaciones. Ella y su esposo regresaron a Estados Unidos ayer viernes.

El jueves por la noche, Yanira Maldonado, de 42 años, fue recibida por simpatizantes al salir de la cárcel ubicada en las afueras de la ciudad fronteriza mexicana de Nogales y abrazó a su esposo, Gary.

Habló brevemente, agradeciéndoles a las autoridades del Departamento de Estado de Estados Unidos, a su esposo, a sus abogados y a los guardias de la prisión que le ayudaron a no pasar penurias mientras estuvo allí.

“Muchas gracias a todos, en especial a mi Dios que me permitió salir en libertad, a mi familia, a mis hijos, que con su ayuda pude sobrevivir esta prueba”, afirmó.

La mujer fue detenida la semana pasada por elementos del Ejército luego de que hallaron 5.4 kilogramos (12 libras) de marihuana debajo del asiento que ella ocupaba en un autobús que iba de México a Arizona.

El abogado de la familia en Nogales, José Francisco Benítez Paz, dijo que un juez decidió el jueves que ella ya no era sospechosa, por lo que todas las acusaciones en su contra fueron canceladas.

“Vivió una pesadilla”, dijo Yanira después de que ella fue liberada.

La pareja cruzó a Arizona vía Nogales en un pequeño sedán alrededor de las 12:30 de la madrugada de ayer viernes, reportó el periódico The Arizona Republic (http://bit.ly/18D1PpP).

Su liberación ocurrió horas después de que las autoridades judiciales revisaron videos de seguridad que mostraban que ella y su esposo abordaron un autobús solo con mantas, botellas de agua y el bolso de mano de la mujer.

Algunos políticos estadounidenses habían dicho que era víctima de un sistema judicial corrupto y exigieron su liberación. La oficina del senador republicano Jeff Flake, de Arizona, afirmó antes que él había tenido “múltiples conversaciones con el embajador mexicano”.

El juez tenía hasta ayer viernes por la noche para decidir si la liberaría o la enviaría a otra cárcel en México mientras las autoridades estatales seguían armando su expediente. Los fiscales podían apelar el fallo.

Benítez hizo notar que se trató de un esfuerzo de contrabando bastante sofisticado, el cual incluyó paquetes de drogas sostenidos de la parte inferior del asiento con ganchos de metal, una labor que un pasajero no habría podido efectuar. Dijo que los testimonios de los testigos y las escenas de las cámaras de vigilancia mostraban que Yanira Maldonado era inocente.

Gary Maldonado dijo que él fue arrestado en un principio después de que se encontró la marihuana debajo del asiento de su esposa, pero después de que Yanira Maldonado les rogó a los soldados que le permitieran acompañarlo para que fungiera como traductora, los oficiales militares decidieron liberarlo y arrestarla a ella en su lugar.

Dijo que en un principio las autoridades mexicanas exigían cinco mil dólares para poner en libertad a su esposa, pero no pagaron el soborno.