Gays desfilan y denuncian problemas

Gays desfilan y denuncian problemas
Los latinos gays de Queens ponen de manifiesto su orgullo durante el desfile del Gay Pride en Jackson Heights.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — La bandera del arcoíris ondeó con gran entusiasmo ayer en el 21 Desfile del Orgullo LGBT de Queens, donde líderes y miembros de la comunidad gay, además de celebrar, alzaron sus voces para denunciar los múltiples problemas que enfrentan en dicho condado.

El Gran Mariscal del desfile fue el proyecto de justicia LGBTQ de Make the Road New York (PRYDE), una iniciativa, liderada predominantemente por latinos, que lleva luchando desde hace 20 años por acabar contra los ataques y discriminaciones a esta comunidad.

Karina Claudio, líder del PRYDE, dijo que entre los mayores problemas que enfrenta la comunidad LGBT en Queens es la discriminación cuando buscan empleo.

“Muchos no pueden conseguir empleo por su orientación sexual y su identidad de género”, dijo Claudio. “Y también vemos muchos abusos de parte de la policía contra las mujeres transgéneros, y también vemos mucho acoso en las escuelas, mayormente en las que son predominantemente latinas y afroamericanas”, agregó.

Claudio dijo que el trabajo que ellos hacen en PRYDE “es tratar de erradicar la homofobia y transfobia en estas comunidades”.

La líder dijo que pese a los últimos ataques homofóbicos en Nueva York, la sociedad ha estado evolucionando y en los últimos años es más fácil para los gay salirse del closet, “porque hay más aceptación”.

Aunque no tienen cifras sobre el número de LGBT que hay en la ciudad, Claudio dijo que se calcula que el 10% de la población de Estados Unidos es abiertamente LGBT.

María Berrío, líder de la organización Las Buenas Amigas Latinas Lesbianas de Nueva York, también indicó que uno de los problemas que enfrentan las lesbianas es la discriminación por su orientación sexual a la hora de solicitar empleo.

“Las que son más discriminadas son las llamadas ‘buchas’, que son las que parecen hombres”, dijo Berrío, indicando que su organización, para solucionar el problema ofrece talleres de orientación e información para conseguir trabajo a su más de 600 miembros.

El colombiano Juan Carlos Wilches, de 35 años y su pareja gay desde hace cuatro años, el anglo Andrew Eiswenhower, de 31 años, dijeron que en estos momentos lo que más ellos necesitan es que la reforma migratoria incluya y acepte a las parejas gay, “para que los que no tengan papeles puedan arreglar su estatus migratorio”.

Carlos Cubas, de 37 años, desfiló con la Queens Pride House, y explicó que esta organización es la única en Queens que brinda servicios a la comunidad LGBT, “como grupos de apoyo para hombres, mujeres y jóvenes, abogados de inmigración y referencia gratis para solicitar Medicaid y Medicare”.

“Los servicios que más demanda la comunidad LGBT en Queens es ayuda legal en casos de inmigración y discriminación”, dijo Cubas. “Muchos son inmigrantes que no conocen sus derechos civiles y nosotros les damos orientación y consejería”, señaló.

El desfile se realizó a lo largo de la Avenida 37 —entre las calles 85 y 75— en Jackson Heights. Entre los grupos más vistosos estuvieron el de transgéneros vestidos con trajes coloridos del bar True Colors y Bum Bum, que desfilaron lanzando confetis.

Le siguió la organización Dignity NY, una coalición con 40 años de servicio a la comunidad LGBT, y luego una enorme bandera del arcoíris, símbolo de la comunidad gay.

La música la llevó la banda Lesbian & Gay Big Apple Corps, y más atrás los malabaristas del grupo Cheer NY.

El concejal Daniel Dromm, fundador del desfile, hizo un llamado a la comunidad LGBT a ser más visible en la comunidad, y le dijo al público que los miembros de la comunidad LGBT “son sus amigos, sus hermanos y sus vecinos”.

“Estamos luchando contra el crimen de odio y queremos asegurarnos de que las familias gay estén incluidas en la reforma migratoria”, dijo Dromm.