Reclama tus fondos desde otro país

¿Cómo puedo proteger el dinero que tengo en los Estados Unidos si no tuviera acceso directo a él?
Reclama tus fondos desde otro país
Foto: ap

Las redadas de inmigración han dejado a muchas familias separadas, y mientras esperamos que el gobierno tome una decisión positiva sobre los millones de personas que están reclamando quedarse en el país a donde vinieron en busca de mejores horizontes, muchos inmigrantes se preguntan: ¿qué pasaría con el dinero que he ganado y que tengo ahorrado en el banco si me deportan y no puedo regresar? ¿Cómo puedo reclamar esos fondos desde otro país? ¿Cómo puedo proteger el dinero que tengo en Estados Unidos si no tuviera acceso directo a él?

Pero hay una respuesta positiva para esas preguntas: las personas que se vean forzadas a regresar a su país de origen luego de haber trabajado y ahorrado dinero en Estados Unidos, y no pueden o no se lo quieren llevar con ellas, no pierden los fondos que dejan atrás.

Durante el tiempo que ese indocumentado ha vivido y trabajado en este país, ha tenido la oportunidad de abrir diversas cuentas de cheque y ahorro si presentó su número de identificación ITIN. Si te encuentras aquí en las condiciones descritas y no lo has hecho todavía, no demores en solicitar tu ITIN.

Ve a sitio web http://www.irs,gov y busca allí el formulario W-7, llénalo y envíalo a la dirección indicada. Por lo general demora de 4 a 6 semanas para que recibas tu número de identificación. Con él, ya puedes poner tu dinero en cuentas seguras que lo hacen crecer.

En el caso de que la ley te ordenara salir del país definitivamente, ese dinero permanecerá en tu cuenta y seguirá siendo tuyo, independientemente de tu situación inmigratoria. Todo lo que tienes que hacer es convertir esa cuenta en una cuenta para extranjeros. ¿Cómo lo haces? Ve de nuevo al http://www.irs.gov e imprime la planilla W-8BEN, llénala y envíala.

Al convertirse en una cuenta para extranjeros, tú podrás tener a acceso a ella desde el país donde te encuentres por medio del Internet, hacer operaciones bancarias normales y, si lo deseas, dejar que tu dinero siga creciendo allí o transferirlo a un banco del país donde te encuentras. Si tu dinero permanece en Estados Unidos, tendrá que pagar anualmente un impuesto del 30% sobre las ganancias que reciba, como corresponde a las cuentas de extranjeros.

Si en el futuro logras regresar a Estados Unidos y consigues arreglar tus papeles de residencia, podrías reconvertir esa cuenta a una normal y ya no tendrías que pagar ese 30%, sino el impuesto correspondiente a tus ganancias como residente o ciudadano. ¡Buena suerte!

Alrededor de la web