Ruda pelea por corona del Este

Ruda pelea por corona del Este
Ha sido una serie dura entre el Heat de Miami y los Pacers de Indiana, quienes hoy disputan el séptimo partido de la final por el título del Este.
Foto: EFE

INDIANAPOLIS — El pívot de los Pacers de Indiana, Roy Hibbert, se disculpó ayer por usar un epíteto antigay durante la conferencia de prensa tras el sexto juego de las finales de la Conferencia Este.

El equipo emitió una declaración de Hibbert en la que éste dijo que lamentaba sus “comentarios insensibles”.

Hibbert dijo que la frase que él empleó no es “apropiada en ningún contexto, ni público ni privado” y definitivamente las palabras que usó “definitivamente no tiene lugar en un foro público, especialmente en televisión”.

Trasala victoria de Indiana el sábado, Hibbert culminó la respuesta a una pregunta sobre su defensa a LeBron James con la expresión “no homo”. Además, usó un epítero contra los reporteros.

Hibbert pudiera ser penalizado por la NBA, pero el pívot dijo el sábado que no le importaba si era multado.

La victoria

Hibbert registró 24 puntos y 11 rebotes, Paul George terminó con 28 unidades, y los Pacers de Indiana forzaron un juego decisivo en la serie final de la Conferencia Este de la NBA al derrotar el sábado por 91-77 al Heat de Miami.

LeBron James encestó 29 puntos por los campeones defensores de la liga, quienes serán anfitriones del séptimo juego esta noche. Dwyane Wade fue limitado a sólo 10 unidades.

Indiana tuvo ventaja de hasta 66-49 a finales del tercer período. Miami no se pudo acercar a menos de cuatro unidades el resto del juego.

“David (West) y yo salimos a pelear. Nos gusta ensuciarnos”, dijo Hibbert. “Paul y yo quisimos asegurarnos de conseguirlo para él también. No queríamos que fuera nuestro último partido”.

Fue todo lo que uno esperaría de un juego de eliminatorias. Los equipos intercambiaron golpes, a veces literalmente, contraatacaron de manera eficaz y los jugadores hicieron caso omiso a los golpes y moretones de otro juego físico en una reñida y difícil serie.

Ambos equipos atacaron la canasta con resultados a veces problemáticos. Indiana desperdició alrededor de cinco intentos de clavada en la primera mitad del juego y también una serie tiros, lo cual le costó valiosos puntos. El Heat tuvo problemas también, ya que inició el juego embocando sólo tres de 22 desde el interior de la línea de 3 puntos. Miami sólo tuvo 16 de 54 desde esa zona.

Los escandalosos aficionados de Indiana coreaban esporádicamente “¡Heat, fracasados!” en la segunda mitad, e instaron a los Pacers a jugar más duro, a defender mejor y a hacer otro viaje a casa. La única manera de hacerlo es si llegan a la serie final de la NBA por primera vez desde el año 2000.