La mujer que atormenta a Peña Nieto

MÉXICO, D.F. — De vez en cuando, desde hace un año y medio, Maritza Díaz Hernández, la mujer con quien Enrique Peña Nieto tuvo un hijo extramatrimonial, reprocha al Presidente sus defectos como padre a través de las redes sociales e internet , pero esta semana fue más allá y por el mismo camino anunció una demanda legal.

Sus requerimientos son “mínimos”, según describe en un video de poco más de cinco minutos que publicó en YouTube. Quiere para Diego -de ocho años- “equidad, no discriminación, filiación, derechos de la niñez, estabilidad física y emocional y un nombre”.

Díaz detalla en la filmación que el mandatario mexicano también procedió jurídicamente contra ella, con las desventajas que esto implica: “he notado que la justicia está a favor o parcialmente a favor de Enrique”, explica.

Por eso pide “cinco minutos” para llegar a un acuerdo, saldar rencillar, limar malentendidos. “Públicamente te has manifestado a favor del diálogo, ¿por qué no hacerlo para nuestro hijo?”, cuestiona además del tiempo para el niño: “llevas 17 meses que no lo ves y Diego te extraña”.

Díaz y Peña Nieto se conocieron cuando ambos eran funcionarios en el Estado de México, antes de que él se convirtiera en gobernador y cuando aún estaba casado con Mónica Pretelini, con quien tuvo tres hijos y murió en 2007 por causas controversiales.

El mandatario mexicano reconoció a principios de 2012, poco después de ser nombrado candidato por su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), que tuvo dos affaires con los que procreó dos criaturas, una de las cuales, murió de cáncer, y la otra está viva.

Desde entonces, la madre del sobreviviente ha revelado poco a poco los detalles de lo que significa ser la “cana al aire” de un hombre poderoso, esas supuestas actitudes que dejan al presidente mal parado como persona en las redes sociales, los canales de comunicación con mayor crecimiento en el país que gobierna.

“Casos que anteriormente no hubieran sido escuchados hoy son puestos en telón de juicio por la ciudadanía que está aprovechando para tener un diálogo o exhibir las malas conductas de la clase política”, observa Carlos Páez, analista de discursos políticos de la consultoría Adqat.

El 4 de marzo de 2012, Maritza Díaz, reprochó en su cuenta twitter “@EPN totalmente distanciado de sus dos hijos varones… Ambos por la misma razón, ¿No dijo hoy Feliz Día de la Familia?”

Al día siguiente, en el contexto de un encuentro con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, escribió: “Ojalá le hayas comentado el asunto de tu hijo menor que tienes pendiente en USA. Es una responsabilidad que no has asumido”.

El asunto al que se refiere es un acta de nacimiento estadounidense en la que su hijo fue registrado sólo con los apellidos de ella (fue hasta el 2010 cuando Peña le dio el apellido en México) y por la que Diego tiene dos identidades.

Según Díaz, el niño nació en Estados Unidos por presiones del padre que no quería empañar su imagen durante la propaganda a la gubernatura con un hijo ilegítimo.