Prostitutas en caso de tráfico sexual en NY defienden a sus ‘chulos’

Varias sexoservidoras aseguraron que ellas y sus proxenetas integraban una familia feliz
Prostitutas en caso de tráfico sexual en NY defienden a sus ‘chulos’
Los fiscales aseguran que las mujeres eran coaccionadas a ejercer la prostitución.
Foto: Archivo / AP

NUEVA YORK — Varias prostitutas en un caso de tráfico sexual que está en sus últimas etapas en la Ciudad de Nueva York dijeron ayer que ellas y sus proxenetas integraban una familia feliz, disfrutaban una vida suburbana cómoda como si fueran casi esposas en Pensilvania y que en la noche se iban a trabajar a Manhattan.

Sin embargo, los fiscales aseguran que las mujeres eran coaccionadas a ejercer la prostitución por un equipo integrado por un padre e hijo que las amenazaban con golpearlas, les retenían el dinero y se referían a ellas como animales.

Los alegatos finales comenzaron ayer en el juicio contra Vincent George padre y Vincent George hijo, en un caso que atrajo amplia atención debido a que varias prostitutas subieron al estrado para defender a sus proxenetas. Ambos individuos, que admitieron que promovían la prostitución, se declararon inocentes de cargos de tráfico sexual y lavado de dinero, entre cargos.

“Todo el propósito de nuestra familia era simplemente ser mejores”, afirmó una mujer de 31 años que dijo que conoció a Vincent George hijo cuando ella tenía 17 años.

Los fiscales dijeron que las mujeres reportaban ingresos de hasta $500,000 al año para los George, pero que ellas sólo recibían algunos dólares por noche.

Sin embargo, las grabaciones de escuchas telefónicas que presentaron los fiscales mostraban el lado oscuro de esa relación entre las prostitutas y los proxenetas. En una llamada, George hijo exigió dinero en tono molesto y ofensivo a una de las mujeres.

“Lo que no comprendo es por qué algunas personas se rehúsan a entender que algunas mujeres desean este estilo de vida. Esto es lo que siempre quisieron hacer y por su propia voluntad ingresaron en este estilo de vida”, dijo el abogado defensor Howard Greenberg ante la corte. Greenberg describió a una de las mujeres como una “prostituta feliz”.

Las mujeres eran amenazadas de recibir golpizas si no traían el dinero esperado o si se tardaban en llegar, según la oficina del abogado de distrito.

Ambos individuos utilizaban una compañía grabadora de música y un servicio de transporte en coche para lavar millones de dólares del negocio de prostitución, dijeron los fiscales.

Las mujeres hablaron ante la sala, que estaba repleta de personas, sobre las casas grandes, los automóviles bonitos, las vacaciones en Florida y la generosa atención física de sus hombres.