Whole Foods Market suspende empleados por hablar español

La empresa con sede en Austin, Texas, dijo que revisa la norma, tras la controversia generada

Whole Foods Market suspende empleados por hablar español
Opositores a la medida planean un boicot a nivel nacional contra la empresa.
Foto: Archivo / AP

ALBUQUERQUE, Nuevo México. EE.UU. — Whole Foods Market revisa su norma sobre la comunicación entre sus empleados después que dos trabajadores de Nuevo México dijeron haber sido suspendidos por hablar español en el trabajo, anunció hoy una vocera de la empresa.

La empresa con sede en Austin, Texas, examina la norma “en estos momentos y será el tema de conversaciones en curso en la conferencia de gerentes de la próxima semana”, informó la vocera Libba Letton en un comunicado.

La medida se toma después de que dos empleados de una de sus tiendas en Albuquerque dijeron haber sido suspendidos durante un día por quejarse de una prohibición de hablar en español entre ellos en horas de trabajo. Empero, Whole Foods indicó que ambos fueron suspendidos por conducta “irrespetuosa”.

Ben Friedland, directivo de mercadeo de Whole Foods Market en la región de las Montañas Rocosas, dijo que la empresa cree en “tener una forma de comunicación uniforme” por razones de seguridad laboral. Agregó que la empresa cree que todos los empleados deben hablar en inglés a los clientes en el trabajo, a no ser que el cliente hable otra lengua.

“Los empleados pueden hablar cualquier idioma que prefieran en los descansos, comidas y antes y después del trabajo”, dijo Friedland.

Agregó que la norma no impide a los empleados hablar español “si todas las partes concuerdan que una lengua diferente es su forma preferente de comunicación”.

La noticia de la suspensión y la prohibición de que los empleados hablen otras lenguas en sus horas laborales causó indignación en las redes sociales y activistas, que iniciaron peticiones en internet y pidieron a la empresa el cambio de la norma.

En una conferencia de prensa frente al comercio de la cadena en Albuquerque en el que fueron suspendidos los empleados, Ralph Arellanes, director de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos de Nuevo México, dijo que la empresa tiene una semana para cambiar esa norma antes de que sea emprendido un boicot a nivel nacional en todo el país contra Whole Foods.