Exigen fondos de la Ley Zadroga para latinos

Exigen fondos de la Ley Zadroga para latinos
James Zadroga
Foto: ap

Nueva York — Latinos que trabajaron en las labores de limpieza en la Zona Cero, piden un proceso claro y menos burocrático para obtener ayuda económica del Fondo de Compensación para las Víctimas del 11 de Septiembre (VCF), derivado de la Ley Zadroga.

Antes de los dramáticos acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, el colombiano Jaime Munevar, de 57 años, laboró más de tres años como conserje en los edificios de la Zona Cero. Tres días después de los atentados terroristas, el residente de Queens se sumó a las labores de limpieza, hasta que nueve meses más tarde se presentaron las primeras complicaciones físicas derivadas de la difícil tarea.

Aunque en 2011 entró en vigencia la Ley Zadroga, un fondo de compensación para rescatistas y trabajadores de limpieza, fue hasta hace cuatro meses que Munevar logró solicitar la ayuda. El hombre, que padece siete enfermedades respiratorias y psicológicas, tuvo que reunir varios requisitos y pruebas contundentes antes de intentar formular una solicitud.

“Es un proceso realmente burocrático y la espera por la compensación es ridículamente larga para sobrevivientes que podrían morir en cualquier momento”, indicó. “Tuve que comprobar mi participación en las labores de limpieza con cartas de mi empleador y testigos”.

El activista Alex Sánchez destacó que 1,300 personas han muerto como consecuencia de las enfermedades derivadas del 9/11, 17 en lo que va de 2013, incluidos tres hispanos, dos de ellos oficiales de policía.

Sánchez, que también participó en las labores de limpieza, enfatizó que sólo 15 familias de bomberos han recibido fondos de la Ley Zadroga, pero ninguna es latina.

“Reina gran frustración entre trabajadores hispanos, especialmente los indocumentados”, indicó. “Muchos se fueron a sus países, desesperados por un proceso difícil para lograr la ayuda que merecen”.

Sánchez, quien pasó seis meses trabajando en la Zona Cero sin protección adecuada, enfatizó la necesidad de mecanismos efectivos y rápidos para la distribución de fondos.

El colombiano Adán González es uno de los trabajadores del 9/11 que no logró beneficiarse de la ayuda económica. El hombre murió el 27 de abril por un cáncer de garganta.

“Mi papá intentó conseguir los fondos, pero lamentablemente la espera fue más larga que su posibilidad de sobrevivencia”, dijo su hija Paola González, de 33 años.

El abogado Jorge E. Anzola, de la firma Oshman y Mirisola, LLP, de Manhattan, que tiene unos 250 casos en proceso y espera de compensación, apuntó que el mayor desafío es la desinformación en relación a los requisitos y llenado de formularios.

“Reunir las pruebas médicas y laborales es un gran obstáculo, porque muchos carecen de los documentos y testigos, su búsqueda ya implica una espera desesperante”, señaló Anzola.

Rosa Bramble, fundadora de la organización Fronteras de Esperanza, comentó que la presión de un proceso difícil se suma a enfermedades psicológicas derivadas del 911. Destacó que la situación se agrava considerando que el VCF no ofrece fondos por el trastorno de estrés postraumático (TEPT) si no está acompañado por una enfermedad física.

Cincuenta tipos de cáncer se incluyen en la cobertura de Ley de Salud y Compensación 9/11 James Zadroga, entre ellos el pulmonar, colorrectal, de mamas, leucemia y melanoma. La legislación también cubre enfermedades al aparato locomotor (sistema de huesos y músculos), padecimientos respiratorios (asma y la fibrosis pulmonar) y desórdenes mentales (depresión y estrés post traumático).

El Congreso aprobó $2,800 millones para la Ley Zadroga, pero sólo $875 millones estarán disponibles durante los primeros cinco años. Los afectados pueden solicitar la asistencia para gastos médicos y pérdida de salario por discapacidad temporal o permanente. Trabajadores de limpieza que laboraron turnos continuos por más de seis meses tras la tragedia gozan de los beneficios.

La Ley Zadroga establece como elegibles a las personas que estuvieron presentes en los sitios de los impactos el 11 de septiembre al momento de los atentados, o entre el 11 de septiembre y el 30 de mayo de 2002 y sufrieron daños físicos como consecuencia directa de los impactos o de las tareas de limpieza de escombros.

El VCF comenzó a aceptar reclamos desde el 3 de octubre de 2011. Desde entonces los reclamantes disponen de dos años para completar un Formulario de Inscripción.

La Ley Zadroga establece que una persona que al 3 de octubre de 2011 sabía (o de manera razonable debió haber sabido) de daños físicos que sufrió como consecuencia de los ataques del 11 de septiembre, debe presentar su reclamo antes del 3 de octubre de 2013.

La Ley Zadroga autoriza al VCF a recibir reclamos durante cinco años a partir de su apertura en 2011. Los últimos pagos se efectuarán en el período 2016-17.