Candidatos ofrecen su agenda migratoria

Nueva York – Durante el foro auspiciado por EL DIARIO LA PRENSA, Telemundo NY y la Federación Hispana en Hostos Community College, un posible ID municipal para inmigrantes indocumentados causó el primer brote de euforia en la audiencia, una iniciativa que los candidatos demócratas, el reverendo Erick Salgado y defensor del pueblo, Bill de Blasio, han estado empujando.

Sin embargo, algunas de las nuevas propuestas reveladas durante el foro, vinieron de parte de los también demócratas Bill Thompson y Christine Quinn.

Bill Thompson propone una especie de Dream Act municipal, ya que aprobar una legislación nacional y a nivel de estado no ha dado resultados. Su proyecto —llamado Big Apple–Big Dreams— ayudaría a financiar el costo de las matrículas universitarias de jóvenes “dreamers” o estudiantes indocumentados de la ciudad de Nueva York.

“Los fondos se distribuirán en la misma escala que el Programa de Asistencia de Matrícula (TAP) el cual es de $5,000 por estudiante”, dijo Thompson a este rotativo antes del foro. El TAP es la ayuda financiera que provee el gobierno federal a estudiantes elegibles para pagar la universidad.

Para Jackie Vimo de la la New York Immigration Coalition, esta iniciativa ayudaria a los Dreamers, inclusive si la actual propuesta de reforma migratoria es aprobada, ya que los estudiantes tendrían que esperar por lo menos cinco años antes de poder calificar para cualquier ayuda del gobierno.

Por otro lado, la actual presidenta del Concejo Municipal, Christine Quinn, promete ampliar la ayuda legal a indocumentados para así evitar más deportaciones y la separación de familias. “La idea es brindar más oportunidad de representación legal sin restarle nada a la ayuda que ya existe”, dijo la concejal en una entrevista previa.

El plan de Quinn incluye asegurar la representación universal para casos de deportación, llevar ayuda legal a las escuelas públicas para estudiantes inmigrantes y la creación de un equipo legal llamado NYC Legal Corp, que aumentaría el número de expertos de inmigración calificados.

Tanto la propuesta de Thompson como la de Quinn, responden a la agenda de necesidades planteadas por organizaciones locales.

Para María Navarro —abogada de The Legal Aid Society— llevar ayuda legal a las escuelas es algo que su organización ha tratado de hacer. “Hay una provisión en la ley para obtener un Green Card para jóvenes (indocumentados) de menos de 21 años. Hemos estado tratando de conseguir fondos para llegar a las escuelas porque hay muchos estudiantes que se pasan de edad y no lo saben”.

Jackie Vimo —de la New York Immigration Coalition— dijo que la expansión de la ayuda legal es crucial. “Muchos se tratarán de aprovechar de personas con la reforma migratoria”, dijo, agregando que hay que incluir a abogados que no están capacitados para lidiar con asuntos migratorios.

Cuando se le preguntó por qué no empujar esta ayuda ahora que es funcionaria pública, Quinn contestó hacerlo ahora tomaría mucho tiempo. “Hay algunos asuntos en los que ya estamos trabajando”, dijo, citando la asignación de fondos “para representación legal y el GED para los dreamers. Esan son algunas de las prioridades en el presupuesto ahora”, explicó.