Jueza aislará al jurado en caso de Trayvon Martin

Se anticipa que el juicio contra el vigilante comunitario George Zimmerman, al cual se le imputa haber asesinado al joven, dure entre dos y tres semanas
Jueza aislará al jurado en caso de Trayvon Martin
Trayvon Martin (izquierda) murió a manos de George Zimmerman.
Foto: Archivo

Miami, 14 jun – Una jueza estadounidense dictó que el jurado que eventualmente decidirá la suerte del exvigilante George Zimmerman, quien mató de un tiro en 2012 en Florida al adolescente negro Trayvon Martin, estará aislado durante el juicio y tendrá limitado contacto con el exterior.

Desde este lunes los abogados han entrevistado cerca de dos docenas de potenciales miembros del jurado en un tribunal del condado Seminole (centro de Florida), a quienes han formulado preguntas sobre su conocimiento y si están mediatizados por la enorme publicidad que ha recibido el caso.

El jurado finalmente seleccionado tendrá que soportar fuertes medidas de aislamiento, señaló la jueza Debra Nelson, quien intenta con esta decisión que los miembros del jurado lleguen a una deliberación lo más justa e imparcial posible.

“Ambas partes (Fiscalía y defensa) han establecido que anticipan que el juicio durarán entre dos y tres semanas”, por lo que, dada la “potencial duración” del proceso, “aislaré al jurado”, cuya identidad se mantendrá en el anonimato, precisó la magistrada.

Hasta el momento han quedado descartados unos 75 potenciales candidatos para formar el jurado de seis miembros fijos y cuatro suplentes.

Zimmerman, de 29 años, afronta un cargo por asesinato en segundo grado por la muerte de Martin, de 17, ocurrida el 26 de febrero de 2012, una pequeña población en el centro de Florida.

De ser declarado culpable, Zimmerman, de origen hispano, podría ser condenado a cadena perpetua.

El proceso de selección del jurado se produce casi un año y medio después de que se produjera el fatal incidente del que Zimmerman se declaró inocente, con el argumento de que actuó en defensa propia.

La muerte del adolescente sucedió cuando Martin regresaba a la casa de la pareja de su padre y caminaba con la capucha de suéter puesta, lo que hizo que Zimmerman sospechara de él.

El exvigilante ha dicho que se vio obligado a disparar al adolescente afroamericano, quien caminaba desarmado, en defensa propia porque éste le atacó.

Pero la Fiscalía intentará demostrar en el juicio que la cuestión racial fue un elemento fundamental en la acción de Zimmerman.

Un total de 500 ciudadanos estadounidenses serán entrevistados para la selección final de los miembros que formarán el jurado, aunque la amplia cobertura mediática que se ha dado a este caso y las masivas protestas con acusaciones de tinte racial registradas en EE.UU. hacen muy complicada la selección de un jurado imparcial.

Desde el pasado 6 de julio, Zimmerman espera en libertad bajo fianza el proceso por la muerte de Martin.

La versión del vigilante siempre ha apuntado a que Martin lo golpeó y tiró al suelo antes de que le disparara, lo que ayudaría a reforzar su argumento de que actuó en defensa propia.

Según la defensa del exvigilante voluntario, el adolescente comenzó a golpear la cabeza de Zimmerman contra el suelo, por lo que este no tuvo más opción que dispararle.

De acuerdo con el auto policial del incidente fatal, se especifica que “Zimmerman sangraba por la nariz y por una herida en la nuca”.

El examen médico de Zimmerman realizado el día siguiente indica que el exvigilante voluntario presentaba laceraciones en la nuca, los ojos morados y fractura de nariz, lo que podría reforzar su versión de que actuó en defensa propia.

Pero importantes líderes de los derechos civiles sostienen que, si Martin hubiera sido blanco, Zimmerman habría sido arrestado de inmediato la noche en que se produjo el incidente.

El exvigilante voluntario se acogió en su defensa a la polémica ley de Florida “Stand Your Ground” (“Defiende tu posición”), que permite a las personas recurrir al uso de la fuerza para defenderse si tienen un temor razonable de sufrir un grave daño físico.