Nigeria debuta ante el débil Tahití

Nigeria debuta ante el débil Tahití
La selección nacional de Nigeria, campeón de Africa, enfrenta hoy en la Copa Confederaciones a Tahití.
Foto: ap

BELO HORIZONTE, Brasil/AP — Nigeria tendrá unas 24 horas para sacudirse el polvo del avión cuando enfrente hoy a Tahití en el debut de ambos en esta Copa Confederaciones.

Tras resolver a último minuto una disputa con su federación sobre las bonificaciones de los jugadores, los campeones africanos llegaron ayer a Belo Horizonte, un día antes de su encuentro frente al monarca de Oceanía.

El único aliciente para las Súper Aguilas es, precisamente, el rival: una selección con escaso roce internacional, compuesta en su mayoría por futbolistas amateurs, y que puede darse por satisfecha solo con haberse clasificado al torneo.

Nigeria puede dar un paso gigante a las semifinales con un triunfo ante Tahití, tomando en cuenta que su siguiente oponente es Uruguay, que enfrentó ayer al campeón mundial España.

“Lo más importante es que nos concentremos en este partido. Es un partido que sabemos que tenemos que ganar, y para conseguirlo tenemos que estar totalmente concentrados”, enfatizó el zaguero nigeriano Efe Ambrose en una entrevista con FIFA.com. “En estos torneos ha habido grandes sorpresas, y no queremos ser las víctimas en esta ocasión. Sabemos que tenemos que sumar los tres puntos para tener una buena posibilidad de avanzar a la siguiente ronda”.

Los nigerianos cierran la primera fase contra España.

Ambrose, defensor de Celtic de Glasgow, señaló que el triunfo de su club sobre el Barcelona en la Liga de Campeones le brinda esperanzas de conseguir un resultado positivo incluso ante los campeones mundiales y europeos.

“El Barcelona es especial, y también lo es España. Pero el Celtic demostró que se puede hacer, se les puede ganar a estos equipos”, señaló. “Si Nigeria puede hacer lo mismo —jugar como equipo, permanecer unida— tenemos oportunidad de ganar cualquier partido. Somos el mejor equipo de Africa, y no hay motivo para temerle a nadie”.

El partido por el Grupo B ha generado poco interés entre los fanáticos en Brasil, y hasta ahora es el de menor venta de boletos.