Manifestantes protestan contra Obama en Berlín

Cerca de 400 personas protagonizaron hoy una manifestación pacífica en el centro de esa ciudad en el marco de la visita que inicia mañana el presidente estadounidense

El primer ministro británico, David Cameron (3i), el presidente estadounidense, Barack Obama (2i), y el presidente francés François Hollande (derecha), durante un encuentro en Lough Erne, cerca de la localidad norirlandesa de Enniskillen, en Reino Unido,  hoy, en el ámbito de la cumbre de líderes del G8.
El primer ministro británico, David Cameron (3i), el presidente estadounidense, Barack Obama (2i), y el presidente francés François Hollande (derecha), durante un encuentro en Lough Erne, cerca de la localidad norirlandesa de Enniskillen, en Reino Unido, hoy, en el ámbito de la cumbre de líderes del G8.
Foto: EFE / Stefan Rousseau

Berlín – Cerca de cuatrocientas personas protagonizaron hoy una manifestación pacífica y colorida en el centro de Berlín para protestar por la visita que efectuará este miércoles a la capital alemana el presidente estadounidense, Barack Obama.

Bajo el lema “Yes we can: Enséñale la tarjeta roja a Obama”, los manifestantes denunciaron las políticas estadounidenses que a su juicio violan derechos fundamentales, como el programa de espionaje masivo en internet, el uso de drones en la lucha contra el terrorismo o la intervención internacional en Afganistán y Siria.

La marcha concluyó en la emblemática Puerta de Brandeburgo, donde Obama tiene previsto pronunciar un discurso ante 4,000 invitados tras reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel.

Antes de terminar la concentración, los organizadores de la protesta leyeron un manifiesto escrito para la ocasión por el intelectual estadounidense Noam Chomsky, en el que dejaron claro que la “tarjeta roja” no iba dirigida a Obama como persona, sino a sus políticas.

El presidente estadounidense aterrizará mañana por la noche en Berlín tras participar en la reunión del G8 en Irlanda del Norte y protagonizará el miércoles su primera visita oficial a Alemania desde que accedió a la Casa Blanca.

En 2008, como candidato, celebró en la capital alemana su único acto de campaña fuera de Estados Unidos y logró reunir a cerca de 200,000 personas en la Columna de la Victoria.