Niñera chilena demanda por abusos de patronos en NY

Felicitas del Carmen Villanueva, de 50 años, dijo haber sufrido constantes abusos y vejaciones, tanto por parte de los adultos como por los niños, quienes la golpeaban con regularidad

Niñera chilena demanda por abusos de patronos en NY
Felicitas del Carmen Villanueva Garnica denunció a la familia que la trajo de Chile para trabajar.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

NUEVA YORK — Una niñera chilena ha demandado a una pareja para la que trabajó en Nueva York por someterla a unas paupérrimas condiciones de trabajo que llegaron incluso a suponer un riesgo para su vida, según la demandante.

En los tres meses que trabajó en 2011 en casa de los Hurley –una rica familia chilena con residencia en el Upper East Side Felicitas del Carmen Villanueva, de 50 años, dijo haber sufrido constantes abusos y vejaciones, tanto por parte de los adultos como por los niños, quienes la golpeaban con regularidad.

Lo más preocupante para ella fue sin embargo que su patrona se negó a proporcionarle la medicina que necesita para tratarse la hipertensión crónica que padece, a pesar de que le prometió que le costearía el tratamiento antes de viajar desde Chile a Estados Unidos.

“Cuando me quedé sin mis pastillas, ella no me las quiso comprar aquí porque decía que eran muy caras”, dijo Villanueva. “Me sentía con muchos mareos, dolor en el brazo izquierdo y con temor de sufrir un ataque al corazón”.

Cuando dejó el hogar de los Hurley, su presión arterial era alta, según le dijo el médico que la atendió por mediación de la agencia Safe Horizon, que ayuda a víctimas de abuso.

El médico también le diagnosticó estrés postraumático, encefalitis y pedofobia (miedo a los niños), según la demanda presentada en la corte de Manhattan por el despacho Stoll, Glickman and Bellina, a nombre de la niñera.

Villanueva relató que los episodios de violencia de los niños –de seis, ocho y diez años de edad– hacia ella se debían a que los padres compraban alimentos que no eran suficientes para todos, a pesar de vivir en una de las zonas más caras de la ciudad.

“Hasta la más pequeña me abofeteaba porque tenía hambre y me culpaban a mí porque siempre comían lo mismo”, contó la niñera. “En el frigorífico sólo había cereales, pasta y leche y, cuando les daba de comer a ellos, apenas quedaba para mí”.

La demandante acusa también a sus patronos de no dejarla hablar con nadie, pagarle muy por debajo del salario mínimo –poco más de $2 la hora por jornadas de más de 12 horas – y amenazarla con tomar represalias si abandonaba el empleo y regresaba a su país.

“Yo quería volver a Chile porque no podía más, pero ella me decía que tenía que cumplir mi contrato y que no tenía derecho a nada por no ser estadounidense”, aseguró Villanueva. “La señora me decía: ‘yo tengo mucho poder en Chile, ¿es qué no se da cuenta de quién soy yo?'”.

Según la demanda, su patrona, Malu Hurley (Edwards, de soltera) es nieta del fundador de la edición en Santiago del diario “El Mercurio”, uno de los principales de Chile. Su marido, Mickey Hurley, es descendiente de los primeros colonos que se establecieron en ese país. Villanueva abandonó la casa de los Hurley el 14 de marzo de 2011, después de que uno de los niños la golpeara intencionalmente en la cabeza con la puerta de la nevera. Dijo que no abandonará EE.UU hasta que haya un fallo judicial.

Si trabaja en Nueva York y considera que ha sufrido abusos físicos o sicológicos en su lugar de trabajo, puede contactar con Safe Horizon en el 1 (800) 621 4673. Se le atenderá en inglés y en español.